Reseña: ‘La vida era eso’ de Carmen Amoraga

resena-vida-era-carmen-amoraga-L-2M6WWL

La vida era eso de Carmen Amoraga. Editorial Destino, colección Áncora y Delfín, 2014. Premio Nadal 2014. Tapa dura con sobrecubierta, 320 pp., 19.50 €. También en EPub.

Por Carmen Fernández Etreros

A veces la vida o la casualidad te pone delante una tarde el libro que necesitas leer y supongo que este mes de Febrero me estaba esperando al acecho la nueva novela de Carmen Amoraga La vida era eso. Una novela sensible y hermosa al mismo tiempo, desesperante y dolorosa en ocasiones, pero tan vital y positiva que emociona de la primera a la última de sus páginas. Cuatro horas he tardado en leerla. Tan sólo cuatro horas en las que tengo que reconocer que he soltado más de una lágrima.

En La vida era eso de Carmen Amoraga (Picanya, Valencia, 1969) la escritora ahonda en el duelo de una mujer argentina Giuliana que se enfrenta sola a la muerte de su marido William después de un cáncer destructivo y cruel. Una mujer que también tiene dos hijas, Marie de diez años y Ana de cinco, y que por lo tanto quiera o no quiera tiene que sobrevivir y aunque lo que más desea es meterse en la cama y llorar y llorar, no le queda más remedio que sonreír,  jugar y amar todas las mañanas para que ellas crezcan sanas y felices.

El 29 de cada mes, día en el que falleció William, Giuliana que es una persona tímida y poco dada a expresar sus sentimientos, decide escribir un comentario en una red social sobre su vida que le ayuda a vencer esa barrera con todo lo que le rodea. Y sus comentarios van recibiendo ‘Me gusta’, comentarios de solidaridad. “Me gusta leerte en Facebookporque pareces feliz”, le dice en un momento Marie, la hija mayor y estas palabras de su hija le hacen darse cuenta de que tiene que seguir adelante como le dice William en la carta que le entrega la directora del colegio después de su muerte: “Hacia delante siempre. Sé que lo vas a hacer. Te conozco…”. Y no es fácil porque para Giuliana la vida era eso, no lo que ahora le toca vivir…

Giuliana va pasando por todas las fases del duelo que la escritora coloca como los epígrafes de los capítulos: Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación. Ese momento en el que sientes que los médicos te han mentido, ese en el que la injusticia se clavado en tu corazón para siempre… Y ese momento en el que te reconcilias con la vida y recuerdas lo bueno y lo malo, los días felices y las decepciones, las alegrías y las traiciones, el día que se conocieron “en esa fiesta de fin de año, en esa boda, en esa concentración de tangos, en esa cola del cine, en esa manifestación contra Menem y sus privatizaciones. Porque recuerda todo ese tiempo perdido, dando vueltas sin encontrarse”.

resena-vida-era-carmen-amoraga-L-wC6RrvLas redes sociales, en este caso Facebook, se convierten en su medio de comunicación con el exterior, una forma para salvar esa terrible barrera que la separa de todo lo que le rodea. Y aparecen también en su vida nuevas personas que van adquiriendo en esos meses un lugar en su vida: las madres argentinas del grupo de ayuda, los miembros del grupo de Onco, la directora del colegio, María otra madre a la que se encuentra por casualidad o Pepe el jefe de William.

Y lo mejor para mí el final. No voy a desvelar nada evidentemente pero en él la protagonista abre su futuro a la esperanza, a la ilusión, al corazón, a la vida.

About Carmen Fernández Etreros

View all posts by Carmen Fernández Etreros →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *