Richard Bona en Madrid Inquieta

Richard_Bona1

Por Ciro Mestraitua.

El arte y el duende de Richard Bona y su grupo convirtieron la Sala BUT en un tablao en su concierto del Ciclo Madrid Inquieta. Porque el concierto fue básicamente un concierto flamenco, con bailaor incluido, que despejó las dudas acerca de en qué consistía ese nuevo Afro Flamenco Project de Mr. Bona de La Frontera. Y es que su compromiso con el flamenco es tal que no dudó en autodenominarse así, Bona de La Frontera o Paco Bona.

El grupo que le acompañaba es fantástico, con tres guitarristas, violinista, percusionista, dos cantaores y el bailaor. Destacaron especialmente Antonio Rey, ya convertido en maestro de la guitarra que tuvo momentos de absoluto virtuosismo, Sandra Carrasco e Israel Fernández al cante y José Maldonado bailando. Junto a ellos Richard Bona fue uno más, con momentos solistas pero en general centrado en acompañar el sonido general.

Desde el punto de vista de vista de los arreglos hay que decir que incorporar un bajista favorece el sonido general del grupo flamenco al aportar una profundidad que no alcanza la percusión flamenca tradicional. Pero Richard Bona no se conforma con eso y también se atreve con el cante, afro-cante podríamos decir, que le da nuevos aires a un género que parece poderse fusionar sin problemas con cualquier otro.
140510.P1140299.10.mayo.2014La selección de temas fue muy flamenca, tocándose varios palos como la bulería, el tanguillo, la alegría o el fandango, pero todos ellos con un toque “triky” a decir de Bona. También aprovecharon para reinterpretar alguno de sus viejos temas con esos nuevos aires e incluso hubo una parte en la que Richard Bona tocó en solitario. Ahí fue cuando dio muestras de su tremenda creatividad musical con una máquina de loops, que él llama The Black Voodoo Gypsy Machine, con la que fue improvisando varios temas, con sus elementos rítmicos, armónicos y melódicos, empleando su voz como único instrumento. Sencillamente impresionante.
En una sala absolutamente abarrotada, en la que la temperatura subió hasta casi comprometer la salud de los presentes, disfrutamos de una noche de
intenso Triky flamenco que lejos de cansar al respetable le hizo pedir otra y otra hasta que la autoridad competente procedió al desalojo la plaza. Ole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: