Novedad Mayo: ‘Un verano en el campo’ de Heike Wanner

libros-portada-un-verano-en-el-campo

La literatura considerada “femenina” se adapta a los cambios generados por la crisis económica. Por esta razón asistimos a la caída del “chick lit” (literatura chick), protagonizada por mujeres de clase media alta con profesiones de éxito y ansia de consumo que nos cuentan sus aventuras entre comidas y copas en los locales más selectos de ciudades cosmopolitas como Londres o Nueva York (Locas por las comprasSexo en Nueva YorkEl diablo viste de PradaGossip Girl) y a la emergencia de su género sustituto, el “farm lit” (literatura de granja), que cuenta como, aquellas glamurosas mujeres de los noventa, se cansan de la vida de consumo desenfrenado y éxito sin parangón y se trasladan al campo para aprender a vivir entre gallinas y huertos.

Al parecer, la crisis mató al chick lit. Y esa fue precisamente la causa del farm lit, un fenómeno literario que trata de personajes que empiezan de nuevo en un entorno rural donde las protagonistas se quitan los Manolos Blahnik para dedicarse a cocinar, hacer punto, alimentarse a base de comida orgánica, y a contarnos sus peripecias en botas de agua.

La narrativa farm lit cobra nueva vida en forma de mujeres de ciudad que no han cogido una azada en la vida y deben dejar los tacones y los smartphones para ingeniárselas y aprender a llevar una granja. Títulos como Un verano en el campo, de Heike Wanner, son claros ejemplos de esta tendencia.

Se trata de mostrar la vida rural con todos sus retos y dificultades, como una alternativa a la existencia en unos tiempos cada vez más acelerados. El farm lit muestra unos personajes que se ven obligados a reencontrarse con la esencia de la vida y el origen de los alimentos, como pretexto para buscar nuevos retos más sencillos en sus propias vidas. Es posible que la crisis económica nos haga desear una vida  donde lo importante sea relajarse y aprender a valorar los pequeños placeres de la vida.

Lisa Marie, Marie Louise y Anne Marie son tres primas que comparten nombre en honor a su abuela, pero allí se acaban sus semejanzas. Louise es una exitosa decoradora, Anne Marie está desbordada por su familia y Lisa Marie ve peligrar su pequeña librería por la apertura de una gran cadena. Aun así, por insistencia de sus madres, las tres mujeres se reúnen mensualmente para compartir unos dulces caseros. Tras recibir la noticia de que su tío Horst ha muerto y les ha dejado su granja en herencia, no les queda más remedio que trasladarse al campo una temporada. Las tres primas tendrán que lidiar con los problemas cotidianos de una granja con animales, como aprender a ordeñar vacas y dar de comer a las gallinas, cometido para el que afortunadamente cuentan con la ayuda de la eficaz monja Buenaventura, una buena amiga de su tío.

Heike Wanner (Alemania, 1967) trabaja para una compañía aérea y vive con su familia cerca de Frankfurt. Admite que no tenía planeado llegar a ser escritora, pero cuando se reencontró con sus viejos diarios durante una mudanza, creció en ella la semilla de su primera novela. Hasta ahora, en Alemania ha publicado tres libros con un éxito notable.

 

 Un verano en el campo de Heike Wanner. Maeva, 2014. Rústica, 296 pp.,  18,90 €.

[embedplusvideo height=»350″ width=»450″ editlink=»http://bit.ly/1kheNkv» standard=»http://www.youtube.com/v/C4AD4Et16ts?fs=1″ vars=»ytid=C4AD4Et16ts&width=450&height=350&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=» id=»ep3154″ /]

 

 

, , ,

About Carmen Fernández Etreros

View all posts by Carmen Fernández Etreros →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *