Novedad: ‘A Lupita le gustaba planchar’ de Laura Esquivel

portada-lupita-le-gusta-planchar

«A Lupita le gustaba planchar.

Podía pasar largas horas dedicada a esta actividad sin dar muestras de agotamiento. Planchar le daba paz. Consideraba esa actividad como su mejor terapia y recurría a ella diariamente, incluso después de un largo día de trabajo. La pasión por el planchado era una práctica que había heredado de doña Trini, su madre, quien lavó y planchó ajeno toda su vida. Lupita invariablemente repetía el ritual aprendido de su sacrosanta, mismo que iniciaba con el correcto rociado de la ropa. Las modernas planchas de vapor no requerían que la ropa estuviera humedecida previamente pero para Lupita no existía otra manera de planchar y evitar el rociado representaba un sacrilegio».



Todo cambia para Lupita —mujer policía, poco agraciada, alcohólica, maltratada— la tarde en que el licenciado Larreaga es asesinado en la esquina de Aldama con Ayuntamiento. Apenas unos segundos, un saludo intercambiado entre ambos y un reguero de sangre que confirma que ahí hay un cadáver. Ella es la única testigo y es incapaz de recordar; se siente paralizada por el miedo y descubro con horro que se ha orinado en los pantalones. Desconcertada y perdida, asolada por la muerte de alguien que para ella ofrecía una nueva posibilidad en un mundo corrupto, lleno de drogas e injusticias, decide tomar la justicia por su mano y resolver este misterioso crimen que está rodeado de oscuros intereses políticos, redes de corrupción y narcotráfico.

«Planchar le aquietaba el pensamiento, le devolvía el sano juicio, como si el quitar arrugas fuera su manera de arreglar el mundo».

laura-esquivel_medLa escritora mexicana Laura Esquivel, autora del clásico contemporáneo Como agua para chocolate, haciendo gala de un lenguaje lleno de oralidad y leyenda, de humor negro y de espiritualidad, recrea la historia de una mujer excepcional, un personaje opuesto a la concepción arquetípica de heroína que se grabará a fuego en la memoria de los lectores. Una superviviente en una sociedad marcada por siglos de injusticia en la que impera el poder, las apariencias, el dinero…, donde parece no haber salida.

Una parábola moral de este mundo en crisis que ha perdido el rumbo, donde casi todos somos un poco Lupita y buscamos algo que nos salve del desamor.

A Lupita le gustaba planchar de Laura Esquivel. Suma de Letras, 2014. Rústica, 208 pp.,17,00 €.
Print Friendly, PDF & Email
, , ,

About Carmen Fernández Etreros

View all posts by Carmen Fernández Etreros →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *