Pablo Sebastiá, coordinador de Castellón Mare Nostrum: «Se echaban en falta conciertos en plena calle como los que se celebran en Edimburgo»

cartel-mare-nostrum-dia_alta (1)

Del 23 al 26 de octubre se celebrará Castellón Mare Nostrum un festival de música a pie de calle, organizado por el Ayuntamiento de Castellón y la Diputación Provincial. El festival nace para acercar diferentes estilos musicales al público general, promocionando el contacto directo entre ciudadanos y músicos. Este gran evento convertirá a Castellón, durante cuatro días, en la capital musical del Mediterráneo programando más de 200 actuaciones de diversa índole con un nexo común: la música como vehículo de entendimiento y dinamización cultural.

El festival elimina, en la mayoría de los casos, la distancia entre artistas y público, haciendo del centro de Castellón un gran escenario vivo en el que interpretar música con total libertad. Hablamos este sábado con Pablo Sebastiá, coordinador del Festival para que nos cuente algo más de esta iniciativa.

P. Dicen que quien canta, sus males espanta. En estos tiempos de crisis, ¿qué pretendéis «espantar» con este atracón musical?

R. Lo cierto es que Castellón de la Plana, como otras muchas ciudades mediterráneas, ha sufrido especialmente la crisis económica. No obstante, recuerdo que mucho antes de que nos estallaran en la cara todas estas burbujas (la inmobiliaria, la financiera, etc.) ya se decía que al arco mediterráneo le faltaba un festival de música en la calle. Desde hace 20 años se llevan a cabo infinidad de festivales de verano en grandes recintos acotados (FIB en Benicàssim, Arenal Sound en Burriana, los Conciertos de verano de PobleNou en Barcelona, etc.), pero se echaban en falta conciertos en plena calle como los que se celebran en Edimburgo desde hace casi 50 años. Y seamos realistas, si en Edimburgo (Escocia) se puede organizar algo así, era incomprensible que en nuestra tierra, con la excepcional climatología de que disfrutamos, incluso en invierno, no existiera algo similar.

Y respondiendo a tu pregunta, desde la organización del festival nos daremos por satisfechos si durante unos días logramos apartar de los pensamientos de la población la apatía, la indiferencia, el pesar, la tristeza, incluso la aflicción, el miedo, el desasosiego o la incertidumbre hacia el futuro. Dediquémonos durante 4 días a disfrutar de la música al aire libre, en nuestras calles y plazas y recuperemos la ciudad para los ciudadanos.

P. España en general, y la Comunidad Valenciana en particular, son pródigas en eventos de este tipo. ¿Qué distingue a CASTELLÓN MARE NOSTRUM de otros festivales musicales?

R. Principalmente la diversidad de estilos musicales. CASTELLÓN MARE NOSTRUM no es un festival rock, pop, electrónico, clásico ni de ningún otro tipo en concreto. En este festival se podrá disfrutar de música clásica, jazz, pop, soul, funk, flamenco, etc. En la variedad está el gusto, dicen, y este festival ofrece muchísima variedad.

Por otro lado, poder escuchar a un quintero de violines profesional interpretar Las cuatro estaciones de Vivaldi en pleno casco antiguo y peatonal de una ciudad es algo poco visto hasta la fecha.

P. ¿Qué criterios han determinado la elección de artistas y estilos musicales?

R. Su calidad, naturalmente, y la disponibilidad de fechas. También ha sido importante el hecho de no contratar a más de dos intérpretes del mismo género musical. Por ejemplo, Besarabia, interpreta música balcánica. Traer a más de grupos de estas características era algo que no queríamos hacer.

P. El Octógono es, sin duda, la aportación más novedosa. Mover a 8 grupos por 8 escenarios requerirá una organización impecable. ¿Cómo lo estáis trabajando?

R. Lo más costoso ha sido realizar todo el trámite burocrático para la obtención de los permisos de ocupación de vía pública, cableado eléctrico y vigilancia policial, así como cortes de tráfico. A partir de ahí, un grupo de técnicos bien preparado acompañará a los grupos en sus rotaciones y les ayudará a instalarse. Será trabajoso, efectivamente, pero creemos estar preparados para que no haya problemas.

Lo curioso del Octógono será que para ver a todos los grupos, el público no deberá moverse del sitio pues, si sigue a los músicos, puede ver hasta ocho veces la misma actuación. Así que, o bien los espectadores se quedan quietos en una plaza para ver a todos los grupos pasar delante de ellos o se mueven en dirección contraria al avance de los músicos. De ese modo podrían llegar a ver todas las actuaciones en emplazamientos diferentes.

P. ¿Cuál ha sido la reacción de los artistas al saber que los ibais a meter en esa rueda?

R. Bueno, ha habido de todo. Hay quien, una vez comprendida la metodología, se ha puesto algo nervioso, pero poco más. Por lo general los músicos están muy ilusionados por llevar sus ritmos a la calle y acercarse tanto al público. Se trata de algo que nunca han hecho, y lo novedoso siempre gusta.

P. En el programa habéis incluido también a grupos y artistas no profesionales. ¿Por qué?

R. Los jóvenes siempre se quejan, y con razón, de que les cuesta entrar en el mercado laboral por falta de experiencia, y que precisamente por no estar en él no pueden adquirirla. Algo similar ocurre en la música. Hoy en día es muy difícil encontrar savia nueva y con talento en el panorama musical. Nosotros queremos ser parte de las pocas plataformas de lanzamiento de nuevos talentos en España. Y estamos seguros de que con el tiempo lo conseguiremos. De hecho, los cuatro grupos noveles que tocarán la tarde del jueves en el escenario principal, en la Plaza Mayor, tienen una calidad extraordinaria, y están compuestos por adolescentes que aún no tienen ni siquiera edad para poder votar.

P. ¿Qué saldrá de la mezcla entre aficionados y profesionales?

R. Algo bueno, seguro. Los primeros aprenderán grandes cosas de los segundos y quizá estos se contagien del entusiasmo de los aficionados.

Bigbolerando1P. CASTELLÓN MARE NOSTRUM está organizado por empresas privadas con el apoyo de instituciones públicas. ¿Es una colaboración indispensable?

R. Fundamental. En otros países occidentales existen grandes corporaciones privadas y/o fundaciones que apuestan con fuerza por la promoción cultural. Pero en España no es así. En este querido país nuestro, o cuentas con la colaboración de la administración pública o la cultura queda relegada no ya a un segundo plano, sino a un tercero, o cuarto, o quinto.

Los músicos y su público son los primeros beneficiados por esta convocatoria, pero imaginamos que otros sectores económicos de la ciudad (la hostelería, por ejemplo) también tendrán puestas muchas esperanzas en CASTELLÓN MARE NOSTRUM.

Obviamente. En primer lugar el hotelero. Calculamos que al menos los cinco principales hoteles de la ciudad colgarán el cartel de “no hay habitaciones”. Y el segundo el hostelero: bares, restaurantes y cafeterías son los siguientes grandes beneficiados de un festival que se desarrollará ante sus puertas.

P. Cualquier festival, sin público, no es nada. Pero un evento que se desarrolla sobre a pie de calle necesita a la gente más que cualquier otro. ¿Te animas a hacer un llamamiento?

R. ¡Por supuesto! Venid, mortales (que lo somos todos), venid. ¡Ja, ja, ja!

Más información en castellonmarenostrum.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: