jorgezepeda3

 “Milena es una chica croata de una belleza irreal. De esas gentes que entran en una habitación y parece que absorben el oxígeno que hay y magnetizan a todos los presentes”. 

 

 

Por Carmen F. Etreros.

Entrevistamos esta semana al periodista y escritor mexicano Jorge Zepeda, reciente ganador de Premio Planeta 2014. Tranquilo y sereno nos va contestando preguntas sobre su novela Milena o el fémur más deseado.

La novela es un thriller de acción dinámico y trepidante sobre la corrupción y la trata de blancas en un mundo globalizado que arranca en México pero que se extiende desde la crisis de Ucrania a la Marbella de Jesús Gil.

Milena, la protagonista de la novela, es una mujer bellísima que es secuestrada a los 16 años y vendida, en un centro de mercado de mujeres para que se prostituya en Marbella. Milena trata de escapar y, mientras, va escribiendo sus secretos en una libreta negra, donde apunta las justificaciones de los hombres que va conociendo.

P. ¿Cómo surgió la idea que ha dado origen a Milena o el fémur más bello del mundo?

R. Hace años me conmovió una mujer venezolana que  había sido prostituida en México y que conocí en una casa de acogida y que estaba en muy malas condiciones porque había sido violentada. Y esta mujer me pareció la más bella que había visto en mi vida. Tenía ese tipo de belleza tan magnética, tan fascinante. Una belleza irreal. Me pregunté cómo una mujer con ese don, había sido condenada por esa belleza. Y pensé que si hubiese sido menos bonita se se podría haber casado en su pueblo, haber tenido una vida feliz o en todo caso no estaría aquí moribunda. Y eso se me quedó y años después pudo ser el punto de partida de novela. Pensé en Milena como una chica croata de una belleza irreal también. De esas gentes que entran en una habitación y parece que absorben el oxígeno que hay y magnetizan a todos los presentes. Esto me permitió colocar en situación límite a un espíritu fuerte, robada, vendida, prostituida en el Sur de España. Milena no se rinde, no entiende porque le ha ocurrido todo, y no desmaya hasta encontrar la forma de escapar. Y todo esto me da la trama para esta novela de misterio, adictiva que lleva al lector a pasar una página tras otra.

P. Y ese título tan original, ¿cómo se te ocurrió?

R. Se me ocurrió al terminar la novela. Milena nace en un pequeño pueblo cercano a Zagreb y vive al lado del cementerio de su pueblo, que ella rodea para ir a la escuela para no cruzarlo. Siempre le llama la atención con los niños juegan a las espadas con los huesos que encuentran. Milena decide que nunca jugarán a Dark Vader con su fémur. Y ella lo repite varias veces y dice que lo que no quiere es que jueguen con su fémur.

“La literatura ahora mismo quieras o no

está sujeta a la globalidad”.

P. Tras la muerte del director del periódico mexicano ‘El Mundo’ se esconde toda una trama de secretos y corrupciones. ¿Te ha servido la novela para hablar de la realidad de la corrupción internacional?

R. Tanto la trata de personas como la corrupción son fenómenos globalizados. Cualquier sitio en el que ponemos el ojo nos la encontramos: Francia, Italia, España… Leí en una nota que entre 30.000 a 40.000 mujeres son introducidas en España anualmente  por la trata de personas. Situar la novela en la Costa del Sol me permitió llevar a la protagonista al turismo de élite, a los secretos de políticos españoles, al lavado de dinero, a la mafia rusa, la prostitución de alto nivel, a los jeques árabes. Milena va conociendo los secretos de este mundo y eso le permite pensar en una manera de escapar gracias a ese boleto de salida. Se convierte en una lectora voraz para escapar del horror que está viviendo. Luego también escribe primero como terapia relatando todo lo que está viviendo y también como un desquite pensando que la libreta negra la puede ayudar a escapar. La libreta negra acabará siendo muy explosiva tanto por la identidad de los clientes como por los secretos que acuña.

P. ¿Crees que la novela negra puede ser un medio para hablar de la corrupción social y política?

R. No toda la novela negra desvela malas prácticas pero de alguna manera entra en las zonas más oscuras de la sociedad de manera implícita o explícita. Tanto mi primera novela Los corruptores como esta novela desvelan de manera explícita el contexto o el papel de estos infiernos dentro de la trama pero ahora bien no intento que el eje central sea una novela de denuncia sino una historia potente, reveladora de la condición humana. La situación límite que la novela negra ofrece me ayuda a ahondar en estas entrañas de la corrupción. Como efecto secundario la novela revela situaciones que el lector a veces ve por encima en los titulares de las portadas de los periódicos.

 P. ¿Te identificas con alguno de los protagonistas de la novela como por ejemplo Tomás?

R. Lo que Tomás hace es más fácil para mí describirlo porque son actividades en las que yo incurro. Pero honestamente la personalidad del alma de cada uno de ellos tiene un poco del autor. Como Milena o el fémur más bello del mundo es una novela coral, contada con distintas voces, me permite reflejar la personalidad de Milena desde diferentes facetas, que permite enriquecer lo que ella está viviendo. Para que resulte verosímil cada una de estas voces, tenía reflejarme en las actitides de los personajes, Amelia, Luis, Tomás… Para hacer por ejemplo verosímil a Luis, al hacker, tenía que meterme en su piel. Escribir novela es una manera de desdoblarte.

P. Drogas, corrupción, prostitución, trata de blancas, mafia… ¿el poder y el dinero siempre al final tienden a la corrupción?

R. No tienen que ser sinónimos ni mucho menos. Pero lo hay y en la práctica en esta sociedad enturbia mucho el enriquecimiento o el poder. Hay un dicho por ahí que dice que uno no se vuelve millonario diciendo gracias ni por favor y debe haber algo de cierto en eso. Esta sociedad de consumo premia al voraz, al que tiene menos escrúpulos y suele ser poco edificante particularmente cuando hay poder o dinero añadidos.

C_ Milena y el femur.inddP. Periodismo o literatura, ¿con cuál te quedarías si solo pudieras elegir uno?

R. El periodismo es una manera de estar en el mundo. Supongo que seguiré siendo periodista hasta mi última respiración. Pero también después de estas dos novelas, entiendo que escribir ficción es adictivo, crear personajes, meterse en su piel. Es muy intenso, te permite entrar en un universo paralelo tan fuerte, tan intenso. Es una sensación que se puede volver adictiva. Estoy deseando que pase todo este proceso para sentarme a escribir.

P. ¿Nos podrías contar alguno de tus futuros proyectos literarios?

R. Estoy pensando hacer una tercera novela de “los Azules”, no sé si será la última o no. Tengo en la cabeza una trama demasiado vaga pero quisiera una más con estos personajes. No quisiera concentrarme en historias mexicanas sino en que  la vida es un cruce de impulsos en el que se mezcla lo local y lo global. Vestimos todos con diseños, marcas, ropas de todo el mundo. Leemos, consumimos, vemos películas de todo el mundo. La literatura ahora mismo quieras o no está sujeta a la globalidad.

AbogadosdeMadrid.net