Artículo: ‘Manual para renovar el suelo’ de Pilar Zhang

SueloPor Pilar Zhang Qiu. Ganadora de la X edición de www.excelencialiteraria.com.

 

El suelo es aquella superficie sólida que soporta un piso. Bien sean suelos vinílicos o tarimas, toda casa tiene uno, y están construidos para resistir cada pisada. Aun así́, hay habitantes que, por circunstancias diversas, se ven obligados a remplazar su antes firme pavimento. Tablas levantadas, grietas en el mármol, escasez de losetas… hacen que suelten suspiros después de unos cuantos tropiezos. Les ha llegado el momento de colocar un nuevo suelo.

Para ello, primero hay que retirar el anterior, aquel que los ha sostenido tanto tiempo. No es recomendable arrancarlo con violencia: la mayoría de las veces las piezas que lo formaban pueden ser extraídas enteras, sin dañarlas.

A continuación, deben asegurarse de que la superficie donde pondrán el nuevo suelo esté lisa y libre de cualquier aspereza o realce que pueda afectar la adhesión y duración de éste.

Acto seguido procederán a aplicar la lechada y a colocar los listones o baldosas, al gusto del residente. Recuerden que cada persona es distinta y, por lo tanto, cada procedimiento variará del de su vecino. Para que lo que se haya elegido de cubierta esté al mismo nivel, es oportuno golpear tablas o baldosas con un mazo de goma para que cada una de las nuevas piezas formen una unidad con el total. Un suelo formado por trozos que no guardan una coherencia entre sí, puede resultar confuso.

Ya colocada la nueva superficie, solo queda limpiarla delicadamente con una esponja húmeda. No es malo recordar que la novedad del pavimento no excluye su necesidad de ser mimado, de tal manera que su durabilidad se extienda en el tiempo.

Pilar Zhang
Pilar Zhangng

Un buen suelo no es solo útil para el dueño de la casa, sino que también puede inspirar a sus amigos a renovarlo. <<Oye Juan, ¿cómo has puesto este suelo tan reluciente?>>, le preguntarán. Por tanto, el suelo no es un simple elemento más del cubículo donde reside nuestra vida, sino que conforma la base que sostendrá́ nuestros pasos, los de aquellos que queremos y cualquier pequeño objeto que desee colocar en sus estables listones. A veces, renovarlo puede no ser sólo la mejor opción, sino sino la única.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: