Gran retrospectiva de Raoul Dufy en el Museo Thyssen-Bornemisza

PlayaSainteAndresse-DufyEl Museo Thyssen-Bornemisza presenta la primera gran retrospectiva de Raoul Dufy en Madrid desde 1989. La exposición ofrece una visión del conjunto de la trayectoria del artista francés a través de 93 piezas procedentes de colecciones privadas y museos como la National Gallery of Art de Washington, o la Tate de Londres; también recibe el préstamo excepcional de 36 obras del Centre Pompidou de París. Se trata de una selección de óleos, dibujos y acuarelas, así como diseños en tela y cerámicas, realizados a lo largo de toda su extensa carrera. La exposición se realiza también con el apoyo del Musée national d’art moderne/Centre de création industrielle de París y la colaboración de la Comunidad de Madrid.

La obra de Raoul Dufy posee una complejidad que a menudo ha sido pasada por alto. Sus populares escenas de regatas y carreras de caballos hicieron que a finales de la década de 1920, los críticos e historiadores se refiriesen a su pintura como nacida bajo el signo del placer. Esta exposición se distancia de esa interpretación para mostrar la gestación de su lenguaje personal, su búsqueda constante de nuevas soluciones plásticas y, sobre todo, su faceta más introspectiva.

El comisario de la exposición, Juan Ángel López-Manzanares, conservador del Museo ThyssenBornemisza, propone un recorrido que se organiza cronológicamente, siguiendo la evolución de su pintura en cuatro apartados: sus primeros pasos (Del impresionismo al fauvismo); la época en la que bajo la influencia de Cézanne su pintura se acerca al cubismo (Periodo constructivo); sus creaciones vinculadas a la estampación de tejidos y ornamentación de cerámicas (Decoraciones); y, por último, su etapa de madurez (La luz de los colores).

La exposición arranca con las bulliciosas escenas de muelles y mercados que Dufy pinta en Normandía, y también en Marsella y Martigues con motivo de un viaje al Midi en 1903. En 1905, abandona esta temática y va aclarando progresivamente su paleta y soltando su trazo para representar escenas de ocio captadas a plena luz del día. En el Salon des Independants de 1905, Dufy queda impactado por los cuadros de Matisse. Durante el verano de 1906, hace suyo el lenguaje fauve.

Malvaviscos_dufyComo muchos artistas de su época, Dufy se sintió profundamente impresionado por los cuadros de Paul Cézanne. No obstante, a diferencia de Braque, Dufy no avanza en la senda del cubismo, sino que ensaya su propio lenguaje al tiempo que recupera su anterior interés por el color como se aprecia en una de las obras más destacadas de este periodo, La gran bañista (1914).En 1909 comienza a diseñar tejidos y en el 24 empezará a experimentar con la cerámica. Tras la Primera Guerra Mundial, Dufy visita a menudo el sur de Francia y tratará de dotar a su obra, particularmente a sus paisajes, de un nuevo equilibrio clásico. En sus últimos años de vida Dufy dedica gran parte de su producción, de carácter más intimista, a la música. 

Imagenes: ‘Playa de Sainte-Adresse’, 1907, Saint Louis Art Museum. ‘Malvaviscos’, 1917, satén de seda y algodón estampado. Les musées des tissus de Lyon.

Raoul Dufy
Del 17 de febrero al 17 de mayo de 2015
Museo Thyssen-Bornemisza
Paseo del Prado 8. 28014, Madrid.
Horario: de martes a domingo, de 10 a 19 horas; sábados, de 10 a 21 horas. Último pase una hora antes del cierre

, , , ,

About Carmen Mayoral

Consultora de comunicación digital / e-learning. Apasionada de la Cultura y las Nuevas Tecnologías. Durero, Wilder, Baricco, la Callas, Nothomb, Bastille, Rembrandt, Kokoshka, Bach, Florence, Ionesco, Shakespeare, Goya... forman parte de mi canon que, solo a veces, paso por el filtro Valencia.
View all posts by Carmen Mayoral →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *