Entrevista a  Rafael Dezcallar, autor de ‘El pirata bien educado y sus amigos’

Sunplus

 

“Los niños son muy inteligentes, y cada uno interpretará los cuentos a su manera, y aprenderá quizá una cosa diferente. Para mí lo más importante sería que se divirtieran mucho cuando los lean, o cuando se los cuenten”.

 

Por Carmen Fernández Etreros.

 

Esta mañana soleada de marzo charlamos con el escritor Rafael Dezcallar (Palma de Mallorca, 1955), del que Siruela acaba de publicar El pirata bien educado y sus amigos, su primer libro para niños. El escritor ha vivido en lugares muy diversos como Centroamérica, Israel, Estados Unidos, Rusia, Cuba o Etiopía. En la actualidad es el Cónsul de España en Bogotá. Es autor de las obras La Europa dependiente (1992), Entre el desierto y el mar (1998), Tierra de Israel, tierra palestina(2003) y Seda Negra (2009).

El pirata bien educado y sus amigos reúne una divertida y sorprendente colección de cuentos que tienen como protagonistas a los pequeños Sofía y Jaime, que son hermanos, al dormilón Juanito, al ingenioso profesor Patatini y al pirata bien educado, Pierre, entre otros. Todos ellos se enfrentarán a grandes e inesperados peligros como huir de las fauces de un cocodrilo, sobrevolarán la ciudad en un amigable dragón alado o se disfrazarán para escabullirse y así poder dar su merecido a un grupo de alborotadores que molestan a todos los vecinos del barrio…

P. ¿De dónde surge tu pasión por la escritura?

R. Siempre me ha gustado escribir, siempre he necesitado sacar al exterior las ideas que se pasean por dentro de mi cabeza, darles la oportunidad de que se paseen también por el mundo exterior. Ellas me lo agradecen mucho, desde luego. En cuanto a los lectores, habría que preguntarles a ellos.

P. ¿Por qué decides escribir una novela para los pequeños lectores? ¿Qué te ha parecido la experiencia?

R. En realidad no es una novela, sino una colección de cuentos. ¿Por qué? Porque ellos son unos interlocutores maravillosos con los que es un privilegio poder comunicarse. Además son unos jueces implacables, no se les escapa una. Encontrar el lenguaje que pueda acercarme a ellos ha sido un ejercicio muy bonito, y muy enriquecedor. Este es mi primer libro para niños, y la experiencia no ha podido ser mejor.

P. ¿Cómo surgen esta serie de cuentos que recoges en El pirata bien educado y sus amigos?

R. Estos son algunos de los cuentos que les contaba a mis hijos cuando eran pequeños. Nacieron poco a poco, cada uno independientemente del resto, y fueron evolucionando, transformándose según yo iba contándoselos y veía que a ellos les gustaba más que el relato fuera por uno o por otro camino. Al final, cuando el cuento ya estaba maduro, no me dejaban desviarme una coma de la versión “oficial”. Era muy divertido. No tenía intención de escribirlos hasta que una amiga me dio la idea. Yo nunca había escrito literatura infantil, de manera que no sabía muy bien cómo quedarían.

P. ¿Cómo se te ocurrieron los dos personajes principales los pequeños Sofía y Jaime?  ¿En qué te inspiraste?

R. No fue muy difícil. Yo tengo dos mellizos, un niño y una niña, y los cuentos se los contaba a ellos cada noche para que se durmieran. Se lo pasaban mucho mejor cuando ellos eran los protagonistas de cada historia. Pero en realidad los dos son los protagonistas de todos los cuentos, porque todos los inventé para ellos.

P. ¿Y los demás personajes como el dormilón Juanito, el ingenioso profesor Patatini o el pirata bien educado, Pierre? ¿Cuál es para ti el preferido?

R. Es complicado elegir un preferido. A todos les tengo un enorme cariño, porque todos me recuerdan momentos muy bonitos. Encontrar un pirata bien educado no es fácil, pero tampoco lo es que un físico nuclear decida dejar de fabricar bombas atómicas y se ponga a imaginar inventos para que sus nietos se diviertan. Y no digamos ya un dragón bonachón que se disfraza de árbitro de fútbol, pero al que descubren por la llamarada que le sale por la boca cuando intenta soplar por su silbato.

elpiratabieneducadoP. ¿Qué pueden aprender los lectores infantiles con estas historias?

R. Los niños son muy inteligentes, y cada uno interpretará los cuentos a su manera, y aprenderá quizá una cosa diferente. Para mí lo más importante sería que se divirtieran mucho cuando los lean, o cuando se los cuenten. Y si luego aprenden algo útil con algunos de los personajes o las situaciones del libro, mejor que mejor.

P. ¿Vas a escribir más historias para los niños?  ¿Cuáles son tus planes de futuro respecto a la escritura?

R. Como te digo, ha sido una experiencia preciosa y no me importaría nada volver a intentarlo. Por el momento no tengo ningún plan concreto dirigido a los niños, pero los planes surgen a veces cuando uno menos se lo espera.

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *