Lorenzo Silva presenta ‘Música para feos’, una historia de amor a contracorriente

portada_musica-para-feos_lorenzo-silva_201501271255

«Lo que quiero contar, dejando  la imaginación y la preferencia de cada cual los los detalles concretos, son las sensaciones con que se fue armando mi convicción de que aquel hombre era el hombre. De que aun enigmático y hasta cicatero en darme cuenta de su vida, era limpio y era de verdad y, por encima  de todo, yo quería estar con él».

Hacía veinte años que Lorenzo Silva no escribía una historia centrada en el sentimiento amoroso. Historias de amor, más o menos expresas o reconocibles, hay en muchas de sus novelas, pero de ninguna de las que ha escrito en estas últimas dos décadas puede decirse que el amor sea su línea medular, el motor central de la narración. La última vez, fue en La flaqueza del bolchevique, de cuya escritura hará justo veinte años en este 2015. La anterior la contaba un hombre, esta la cuenta una mujer.  Las dos celebran y tratan de contar la felicidad de encontrar a quien amar con pasión, termine como termine la historia. Al final, ya sabemos en qué paran todas.

Música para feos es ante todo una historia de amor a contracorriente, pero  puestos a ampliar miras, esta crónica puede tener un enfoque aún más complejo y determinante, el que se esconde tras el protagonista masculino, un militar veterano destinado en la FSB de Herat en Afganistán. Ahí es donde la vena reportera de Lorenzo Silva queda en manos de la voz de su protagonista y nos muestra de primera mano muchas de las circunstancias que rodean a los soldados desplazados en un país en guerra.

Música para feos es una historia de ficción. Como advierte Silva en la nota de autor, “aunque para narrar las vicisitudes bélicas de uno de sus protagonistas me inspiré en hechos, personas y situaciones reales,  esa parte del relato no debe leerse como trasunto fidedigno de la experiencia de nadie, ni aspira a retratar a ninguna persona concreta”.

En todo caso, ficción o no ficción, lo que más importa en una historia de amor es vivirla hasta sus últimas consecuencias. Y eso es lo que consigue esta novela, hacernos sentir una experiencia literaria tan impresionante que difícilmente se puede olvidar.

Mónica y Ramón se conocen por azar, en un local nocturno, en el que ninguno de los dos pinta gran cosa. A veces, las historias comienzan así. Mónica y Ramón no han tenido mucha suerte en la vida, ni les quedan demasiadas esperanzas de tenerla alguna vez. Mónica es una periodista al borde de los treinta que subsiste con un subempleo que detesta. Ramón, mediados los cuarenta, se obstina en ser un misterio: no desvela a qué se dedica. Podrían no haberse vuelto a ver nunca, pero una semana después se reencuentran y la cosa ya no tiene remedio: la música que se les negaba empieza a sonar. Tiempo después, Mónica lo recuerda. En sus propias palabras: “Lo único limpio y hermoso que de veras he tenido”.

© Ana Portnoy
© Ana Portnoy

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca(Premio Primavera 2004), Niños feroces y la Trilogía de Getafe, compuesta por Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia,El cazador del desierto y La lluvia de París. Es autor del libro de relatos El déspota adolescente y del libro de viajes Del Rif al Yebala. Viaje al sueño y la pesadilla de Marruecos. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak, en 2008 un ensayo sobre El Derecho en la obra de Kafka y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques(Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo y La estrategia del agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: