Alvaro Catalán de Ocón presenta su mobiliario escultórico de ‘Doble juego’ en Machado-Muñoz

Pieza de la exposición Doble Juego de Alvaro Catalán de OcónÁlvaro Catalán de Ocón,  diseñador madrileño, presenta por primera vez una colección de mobiliario escultórico, Doble juego, en Machado-Muñoz. El autor, que ha elegido el camino de la auto-producción, de las pequeñas tiradas y del trabajo al límite de lo artesanal, nunca antes se sintió tentado a explorar ese aspecto del diseño donde la libertad es absoluta y no se responde a lo funcional.

Aunque el artista ha propuesto la escultura como protagonista, su obra plantea preguntas sobre las dicotomías escultura/lámpara o escultura/mueble. Son dos proyectos diferentes que preservan su interés en reproducir procesos que vienen del diseño industrial, pero que tienen un resultado inesperado. Dos retos en los que el artista se quita por primera vez el corsé impuesto por su estricta formación de diseñador industrial preparado para dar soluciones a problemas específicos.

Lo ilusorio es un ingrediente fundamental en todo este proceso, hasta el punto en que la puesta en escena es casi tan importante como la pieza misma. Esto es especialmente evidente en el proyecto Rayuela. La idea surge de unos taburetes anteriores, de diseño geométrico, realizados en madera. Taburetes que agrupados forman mesas cuyas superficies son de tamaño y forma variables. Se crea así una retícula geométrica (como los suelos clásicos en los que se inspira) que al ser elevada a una altura de mesa crea la ficción de un suelo flotante. Los trozos de madera desechados de su fabricación sirvieron para realizar una escultura. Para la nueva Rayuela, esta vez de mármol, el modus operandi ha sido el inverso. Se ha realizado primero una escultura y con los recortes ésta se han fabricado unos taburetes que se disponen alrededor de la misma. Todo ello se muestra sobre un suelo geométrico a base de rombos, en una especie de bucle espacial.

El segundo proyecto, Tótem, consiste en un grupo de esculturas luminosas. De nuevo una incursión en la geometría, a partir de perfectas pirámides, esferas y cubos de metacrilato transparente, de perfiles secos y cortes limpios, que al iluminarse y reflejar la luz producen un intrigante juego de vacíos y llenos: luces y sombras que nos devuelven al campo de lo ilusorio.

Álvaro Catalán de Ocón – Doble Juego
Inauguración: 30 de junio de 2015 a las 19:00 horas

Machado-Muñoz
c/ José Marañón nº 4 (Madrid)

galeria@machadomunoz.com

En la imagen proceso de Rayuela, ©Gonzalo Machado. Cortesía Machado-Muñoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: