‘No hay burlas con el amor’ de Calderón de la Barca en CentroCentro Cibeles

clasicos-riendo

 

Factoría Teatro estará  los días 16 y 17 de julio en el espacio CentroCentro de Madrid, ofreciendo su versión de No hay burlas con el amor, una comedia de enredo de Calderón de la Barca. Dos días después, el domingo 19 de julio, la obra se presenta en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

No hay burlas con el amor supone para Factoría Teatro el cierre de una trilogía de los dramaturgos estelares del Siglo de Oro español: Tirso de Molina con El burlador de Sevilla, Lope de Vega con La discreta enamorada y, ahora, Calderón de la Barca.

Hemos tratado de acercar la pieza clásica, mediante un proceso teatral contemporáneo, rizando el rizo de las volutas barrocas para jugar desde ese gusto por lo dinámico y sorprendente tan propio del siglo XVII. Así, en nuestra versión, vemos a un director de escena, Roberto Paz, acosado por unas condiciones de producción cada vez más estrechas que le obligan a tomar decisiones inverosímiles para montar la obra «No hay burlas con el amor». Los actores aceptan el reto y se lanzan a ensayar la pieza de Calderón con algunas ideas alocadas, pero maravillosamente efectivas.

En esta obra «viajamos del mundo del teatro actual y sus disparatadas situaciones a la historia de amor no menos cómica  de los personajes de Calderón. De un escenario de cualquier teatro urbano al Madrid del siglo XVII. En este vaivén se va construyendo, bajo la luz de la más pura teatralidad, la trama de No hay burlas con el amor. Un enredo en el que don Juan, joven galán, corteja a su bella enamorada, Leonor, y es descubierto por Beatriz, la hermana mayor de esta, una dama nada convencional, que aborrece a los hombres y que se expresa con un lenguaje imposible. Hemos volado como nunca para acercar la pieza clásica mediante un proceso teatral contemporáneo, rizando el rizo de las volutas barrocas para jugar desde ese gusto por lo dinámico y sorprendente tan propio del siglo XVII. Así, en nuestra versión, vemos a un director de escena, Roberto Paz, acosado por unas condiciones de producción cada vez más estrechas que le obligan a tomar decisiones inverosímiles para montar  No hay burlas con el amor. Los actores aceptan el reto y se lanzan a ensayar esta pieza de Calderón con algunas ideas alocadas pero maravillosamente efectivas.   Amor y enredos, burlas y veras…».

Más información en www.veranosdelavilla.com/index.php/es/evento/66/companias-residentes-del-ayuntamiento-de-madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: