Recomendación: «Zurbarán, una nueva mirada» en el Museo Thyssen hasta el 13 de septiembre

Santa Marina, c. 1640 - 1650. Francisco de Zurbarán. Colección Carmen Thyssen Bornemisza en préstamo al Museo Carmen Thyssen Málaga.
Santa Marina, c. 1640 – 1650. Francisco de Zurbarán. Colección Carmen Thyssen Bornemisza en préstamo al Museo Carmen Thyssen Málaga.

Lleva ya desde junio la exposición «Zurbarán, una nueva mirada» instalada en la planta baja del Museo Thyssen Bornemisza. Aunque muchos han sido sus visitantes, es interesante recordar la magnitud de esta muestra para animar a todos aquellos que no la hayan visto a acudir al museo hasta el 13 de septiembre, fecha en la que la exposición se trasladará a Alemania, al Museum Kunstpalast de Düsseldorf.

La selección de obras se centra en piezas destacadas de Zurbarán de distintas épocas y de algunos de los grandes conjuntos que realizó a lo largo de toda su carrera. Se incluyen obras nunca antes vistas en España y préstamos de distintas entidades de todo el mundo. Se ha dedicado, además, una sala a mostrar las naturalezas muertas del autor y de su hijo Juan, cuya obra ha sido recientemente puesta en valor.

Francisco de Zurbarán es uno de los artistas más avanzados de su época. Pintor reflexivo, sus formas escultóricas y sus superficies lisas, junto con la atmósfera callada y recogida que transmite su obra, lo conectan con tendencias de movimientos artísticos del siglo XX, del cubismo a la pintura metafísica.

63 son las obras que se presentan en la muestra siguiendo un orden cronológico. Aunque son la de gran formato las que llaman más poderosamente la atención del visitante, algunas de las piezas pequeñas condensan de forma increíble la maestría del pintor, como el San Francisco de pie contemplando una calavera.

Francisco de Zurbarán Spanish, 1598–1664 Saint Serapion, 1628 Oil on canvas; 47 5/16 x 40 15/16 in. Wadsworth Atheneum Museum of Art The Ella Gallup Sumner and Mary Catlin Sumner Collection Fund, 1951.40
San Serapio, 1628. Frrancisco de Zurbarán.  Wadsworth Atheneum Museum of Art
The Ella Gallup Sumner and Mary Catlin Sumner Collection Fund.

Zurbarán se formó en el taller de Pedro Díaz de Villanueva en Sevilla. Sus primeros encargos llegan de su entorno cercano, como los dominicos de San Pablo el Real de Sevilla. Dentro de las obras de su primer periodo presentes en la muestra destaca el magnífico San Serapio, donde el artista presenta al santo como una escultura que se separa del fondo liso y negro. Maravilloso el trabajo de los ropajes y de sus manos, una de ellas actualmente en proceso de restauración. Llegan posteriormente los grandes conjuntos, como el retablo mayor para la Cartuja de Jerez, y obras aisladas de muy distinta orientación. Cuadros delicados como La casa de Nazaret, frente a obras no menos delicadas, pero con una mayor gravedad, como las pinturas dedicadas a santas. Cuatro son las piezas de este tipo que se pueden ver en la exposición, figuras provistas de una inmensa dignidad como Santa Marina.

La muestra incluye algunas de las obras del último periodo del autor, más dulces y suaves en el tratamiento de temas que en muchos casos ya había abordado Zurbarán. También se exponen algunas obras de su taller y de sus seguidores, de las que destacan las de Francisco Polanco y Miguel Polanco.

Zurbarán: una nueva mirada
Museo Thyssen-Bornemisza, hasta el 13 de septiembre de 2015
Paseo del Prado 8. 28014, Madrid. 
Horario: lunes y domingos de 10 a 19 h. y de martes a sábado de 10 a 22 horas. Último pase una hora antes del cierre.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: