Svetlana Aleksiévich gana el Nobel de Literatura 2015

14442166352496Su obra es un monumento al valor y al sufrimiento en nuestro tiempo.

.

Por El Placer de la lectura.

.

Svetlana Alexievich, de 67 años, es la nueva Premio Nobel de Literatura, según ha anunciado este jueves la Academia Sueca. Siendo una de las favoritas de las quinielas (no de la nuestra), el Nobel de Literatura reconoce por primera vez el género del reportaje periodístico. En su caso, relata el fracaso de la utopía soviética, para descontento del poder bielorruso, y entre sus obras más desgarradoras se encuentra «Voces de Chernóbil. Crónica del futuro« (1997, publicado en España en 2006).

Svetlana Alexievich (1948) es una prestigiosa periodista, escritora y ensayista bielorrusa cuya obra ofrece un retrato profundamente crítico de la antigua Unión Soviética y de las secuelas que ha dejado en sus habitantes. Ha cultivado su propio género literario, al que denomina «novelas de voces», donde el narrador es el hombre corriente -aquel que no tiene voz, el mismo que se ha llevado su propia historia a la tumba, desde la Revolución hasta Chernóbil y la caída del imperio soviético-. En sus libros, traducidos a más de veinte idiomas, Svetlana Alexievich trata de acercarse a la dimensión humana de los hechos a través de una yuxtaposición de testimonios individuales, un collage que acompaña al lector y a la propia Alexievich a un terrible «descenso al infierno». Es autora de U wojny ne zenskoje lizo (La guerra no tiene rostro de mujer, 1985; ed.2act. 2008), Zinkovye malchiki (Los muchachos de zinc, 1989; ed. act. 2007), Tchernobylskaya molitva (Voces de Chernóbil, 1997; ed. act. 2014), Poslednie Svideteli (Últimos testigos, 2004) y Vremya sekond-khend (Tiempo de segunda mano, 2013). Ha recibido innumerables galardones, entre los que cabe destacar, el Premio Ryszard-Kapuscinski de Polonia (1996), el Premio Herder de Austria (1999), el Premio Nacional del Círculo de Críticos de Estados Unidos (2006), el Premio Médicis de Ensayo en Francia (2013) y el Premio de la Paz de los libreros alemanes (2013). Su espíritu crítico, su profundo compromiso y su fructífera carrera literaria la habían convertido en una firme y constante candidata al Premio Nobel de Literatura, ahora por fin ratificada y galardona por la Academia Sueca. Es oficial de la orden de las Artes y las Letras de la República Francesa


PRÓXIMAMENTE…

La Editorial Debate publicará el próximo mes de noviembre una de las obras esenciales de la autora, La guerra no tiene rostro de mujer. Una obra maestra del periodismo de investigación sobre las mujeres que combatieron en la segunda guerra mundial.

En este libro, que es una confesión, un documento y un registro de la memoria popular, hablan más de 200 de ellas, y cuentan cómo tantas jóvenes que soñaban con ser novias se convirtieron en soldados en 1941. Las mujeres no solo vendaron y atendieron a los heridos, sino que también dispararon rifles, volaron puentes, hicieron guardias y mataron… Mataron al enemigo que con una crueldad sin precedentes había atacado su tierra, sus hogares y sus hijos.

Alexievitch pasó más de cuatro años escribiendo este libro y visitó más de 100 pueblos y ciudades, para recuperar los recuerdos de las veteranas de guerra. Su testimonio resulta en un apasionado reclamo al pasado pero también al presente. Con este libro, que estuvo prohibido durante cinco años hasta que las reformas de Gorbachov permitieron su publicación, Alexievitch se dio a conocer. Su carrera desde entonces la ha consagrado como la escritora viva más importante de la antigua URSS, candidata constante al premio Nobel y, por fin, consagrada por la academia sueca.


SU OBRA RECIENTE…

El año pasado publicó El Tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo, publicado en alemán y en ruso. En este nuevo documento, Alexiyévich se propone “escuchar honestamente a todos los participantes del drama socialista”, según dice en el prólogo. Afirma la escritora que el “homo sovieticus” sigue todavía vivo, y no es solo ruso, sino también bielorruso, turcomano, ucraniano, kazajo…. “Ahora vivimos en distintos Estados, hablamos en distintas lenguas, pero somos inconfundibles, nos reconocen en seguida. Todos nosotros somos hijos del socialismo”, afirma, refiriéndose a quienes son sus “vecinos por la memoria”. “El mundo ha cambiado completamente y no estábamos verdaderamente preparados”, ha dicho en una reciente entrevista a Le Monde. Atrapada aún en el espacio soviético, Alexiyévich indaga con angustia y sufrimiento vocesdechernobilsobre el fin de una cultura, una civilización, unos mitos y unas esperanzas. Crítica con el régimen del presidente bielorruso Alexandr Lukashenko, la escritora reside la mayor parte del tiempo en el extranjero y últimamente lo hace en Alemania, donde su último libro ha tenido un enorme impacto.

Svetlana Alexievich da voz en Voces de Chernóbil (Editorial Bolsillo) a aquellas personas que sobrevivieron al desastre de Chernóbil y que fueron silenciadas y olvidadas por su propio gobierno. Este libro es su oportunidad para contar su historia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: