Reseña: ‘Días de perros’ de Gilles Legardinier

díasdeperros

 

Días de perros de Gilles Legardinier. Planeta, 2015. Rústica con solapas, 400 pp., 18.90 €. También en ebook.

Por Carmen F. Etreros.

 

Esta semana os hablamos de la novela Días de perros de Gilles Legardinier, que en Francia ya ha vendido más de dos millones de ejemplares. Una novela sobre las emociones, las segundas oportunidades, fresca y diferente. Una novela en la que su autor imprime su peculiar sentido del humor que nos hace al mismo tiempo sonreír y pensar.

Días de perros comienza cuando el empresario inglés Andrew Blake siente que tiene cambiar esa rutina diaria que le agobia y le impide ser feliz.  El empresario ha cumplido ya los sesenta y desde que murió su esposa siente un vacío triste y profundo que ni siquiera su hija consigue llenar. Por eso una mañana decide romper con todo, deja la empresa en manos de su asistente y desaparece. Andrew se traslada a Francia a una mansión de ladrillo rojo en medio del campo en la que comenzará a trabajar de mayordomo y secretario sin que nadie conozca su anterior vida.

Lo mejor de la novela los personajes que viven en la mansión: la recta y quisquillosa cocinera Odile, la duditativa sirvienta Manon, Nathalie, su patrona viuda y de horarios y exigencias, Philippe, el jardinero y manitas que vive en la casita del jardín y se pelea con todos y el extraño y egoísta gato Méphisto que se mueve en la cocina como si fuese su dueño. Andrew se irá dando cuenta que la situación económica de la dueña de la casa es bastante crítica e intentará poco a poco ayudarle a salvar la mansión.

Una novela inteligente, dotada de un humor peculiar que promueve más la sonrisa que la carcajada. Su autor juega en los diálogos entre Andrew y los demás personajes con las malas relaciones históricas entre ingleses y franceses y sus diferentes costumbres y manías, y crea situaciones absurdas en las que los personajes pierden sus papeles y su compostura.

Días de perros es una sensible novela sobre las segundas oportunidades, sobre la posibilidad de cambiar nuestras vidas cuando la rutina nos atrapa como intenta Andrew con la suya y con la de los habitantes de la mansión. Una buena novela para leer tranquilos en estos días de frío y manta.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: