Reseña: ‘Un paisaje de cenizas’ de Élisabeth Gille

Reseña

unpaisajedecenizasUn paisaje de cenizas de Élisabeth Gille. Traducción de Juana Salabert. Editorial NocturnaColección Noches Blancas, 2015. Rústica con solapas, 210 pp., 14,90 €. 

Por Carmen F. Etreros.

.
Comenzamos este año con una novela excepcional Un paisaje de cenizas de Élisabeth Gille hija de la escritora judía Irène Némirovsky y del banquero de origen ruso Michel Epstein. Una novela en la que la autora cuenta episodios dramáticos de su propia vida mediante la historia de su protagonista Léa Lévy, una niña de 5 años de edad hija de unos judíos acaudalados. En ella nos cuenta la deportación de sus padres y la difícil supervivencia de una niña judía en un internado católico de la ciudad ocupada de Burdeos.

La pequeña Léa es separada una noche de su familia para evitar que sea trasladada a un campo de concentración junto a sus padres y es acogida en un internado católico en el que no conoce a nadie. Una religiosa la ocultará en el internado para que no la puedan detener, cambiará su apellido y destruirá todo lo que la relaciona con su antigua vida como su ropa y su muñeca. Aunque la niña demuestra pronto tener una inteligencia increíble, su rebelde temperamento le creará muchos problemas en el internado. Criada entre lujos y algodones por sus padres, a Léa le costará adaptarse a la disciplina del internado. Solitaria y difícil, Léa solo logrará tener una amiga Benedicte, que tiene dos años más y cuyos padres son miembros activos de la Resistencia. El problema es que Léa vivirá toda su infancia y adolescencia con una obsesión: descubrir el paradero de sus padres.

Un paisaje de cenizas es una novela emocionante e intensa, muy bien escrita que sorprende a cualquier lector con su tremenda historia. Rescatada por la editorial Nocturna, sin duda emociona por el relato de las vicisitudes de la niña y su amiga. Destaca el episodio de la visita de la religiosa y Léa al Hotel Lutecia, edificio en París que sirve como centro de información y reagrupamiento de los deportados y donde descubrirá el horror que han sufrido muchos de los judíos. La búsqueda de sus padres se convierte para la niña en una obsesión que la marcará para toda su vida.

Élisabeth Gille nació en París en 1937. En 1942, sus padres (la novelista Irène Némirovsky y el banquero de origen ruso Michel Epstein) fueron deportados a Auschwitz, de donde ya no saldrían. Élisabeth y su hermana Denise sobrevivieron escondiéndose en sótanos y pensionados de Burdeos, siempre acompañadas de un cuaderno con las iniciales «I.N.». Más de sesenta años después, el manuscrito saldría a la luz con el título Suite francesa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: