Alejandro Palomas presenta su nueva novela ‘Un perro’

un-perro_alejandro-palomas_201510231120«Las familias con secretos no son únicas. Simplemente están vivas»

 

Llega a nuestras librerías la nueva novela de Alejandro Palomas Un perro que miles de lectores estaban esperando tras Una madre. Un perro, publicada por Destino, no es solo el retrato del fascinante vínculo entre un hombre y su perro, sino también un remolino de emociones en el que confluyen una mirada tierna y cruda al universo familiar y un homenaje al amor en todas sus manifestaciones.

Con un estilo directo, a veces poético, habitado por sentencias rotundas que define verdades cotidianas que todos conocemos pero que no acertamos a explicar o nombrar, Alejando Palomas relata las vicisitudes de una familia peculiar pero que se convierte en universal porque en ella habitan los afectos, miedos, lazos y secretos de todas las familias. «Familia es un continuum de naufragios que marcan las muertes y los nacimientos», se dice en Un perro.

Los miembros de la familia de Fer, los de todas las familia en general flotan juntas en el tiempo «unidos por los que hemos traído hasta aquí: naufragios comunes y huecos que todos vamos poco a poco rellenando». En todas las familias hay heridas y hacen falta perdones.

El protagonista de la novela es R es una especie de mastín blanco y peludo que perdió a sus dueños en un incendio y que por  cosas de la vida, o mejor dicho, por cosas de la siempre magnífica Amalia,  acaba compartiendo techo con Fer.

«R estaba sentado en la alfombra, junto a la cama, exactamente como le había visto la noche de la tormenta que un año antes nos había cambiado la vida a los dos. Me miraba fijamente y jadeaba, inmóvil, como cuando en verano se tumba al sol en la terraza, envuelto en calor.» 

En Un perro es fácil identificarse con los personajes. Y si se es amante de los perros, la comunión es total ya que Max, Shirley y R son considerados  miembros de la familia no parte. En esta novela se transparenta un amor sincero por los animales, se ponen palabras a un sentimiento que los dueños de perros conocen bien: el amor incondicional.

«Me acordé entonces de esa frase que Emma dice a veces y que se acerca tanto a lo que es: ‘Nadie mira como R cuando mira’, dice. Es verdad. R mira para decir. Cuando no dice, no mira. Siempre hay un mensaje en esa mirada».

Esta historia no es solo la vida de Fer y de R, sino también la historia de una espera, de horas, días y años en familia, con lo bueno y lo que deberá aprender a serlo, con los roces, las risas, los restos… Esta es la historia de un amor entre un hombre y un perro, pero también la de unas rodillas que pisaron mal y debieron recolocarse en el tiempo; la de una camarera cuyo nombre nadie recuerda y la de una abuela cuyas frases crean invocaciones que a veces cambian el color de lo que tocan. Pero sobre todo es la historia de una noche de verano y de cuatro valientes.

 

Y, por encima de todo, es la historia de las segundas oportunidades. Os traigo a Fer, Amalia, Emma, Silvia, Shirley y R.

 

Alejandro Palomas 

alejandropalomas2Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología Inglesa y máster en poética por el New College de San Francisco. Ha colaborado en varios periódicos y ha traducido a autores como Katherine Mansfield, Françoise Sagan o Jack London. Es autor de poesía y de las novelas El tiempo del corazón (Nuevo Talento FNAC 2002), El secreto de los Hoffman (2008, llevada al teatro un año después), El tiempo que nos une (2011), El alma del mundo (finalista del Premio Primavera de Novela 2011) y Agua cerrada (2012). En 2015 publicó Un hijo y, un año antes, Una madre, donde aparecen los personajes que ahora retoma en Un perro. Su obra ha sido traducida a diez lenguas.

Alejandro Palomas adora a su madre, detesta el maltrato animal y escribe con un paisaje precioso al otro lado de la ventana y su fiel Rulfo a los pies. Es un maestro en transportar a los lectores por la montaña rusa de las emociones, le gustan las frases redondas, Virginia Woolf, Michael Cunnigham y los conflictos vitales.

Le interesa lo pequeño, lo cercano y la familia: «Cada libro que escribo es una vértebra de la misma columna, cada una con su color y su densidad, pero siempre giran en torno a lo mismo», dice él. Se refiere, claro, a los afectos, las emociones, los lazos entre las personas y la familia. A través de sus novelas ha ido recolectando un batallón de fieles lectores que disfrutan de una literatura que  universaliza lo pequeño. Y eso atrapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: