Entrevista a Daniel Jiménez, autor de ‘Cocaína’: “La escritura tiene que adentrarse en el abismo”

 

Daniel-Jimenez-P_thumb_700
@Javier Oliaga
Por Javier Velasco Oliaga.
 .

Con Cocaína, Daniel Jiménez se ha alzado con el II Premio Dos Passos a la Primera Novela”. Con motivo de la publicación por parte de la editorial Galaxia Gutenberg tuvimos la ocasión de poder conversar sobre su novela, que tiene la originalidad de estar escrita en segunda persona. “Tenía que ser así, una novela en primera persona hubiera sido demasiado repetitiva”, nos dice nada más comenzar la charla que mantuvimos esta semana.

En su afán de querer escribir una obra diferente, ha utilizado un narrador próximo a él mismo y al protagonista. “Si no estuviese escrita en segunda persona se hubiera parecido más a cualquier otra novela. Gracias a utilizar la segunda persona me posibilita el distanciamiento con el Daniel protagonista”, señala el autor, que ha puesto a su protagonista su mismo nombre.

Cocaína es el diario de un año de la vida de Adolfo en su lucha por querer salir de la droga y de encontrar su camino. “El Daniel de la novela y yo tenemos vivencias parecidas, aunque las suyas más dramáticas que las mías”, confiesa el escritor madrileño que ha ubicado la novela en los barrios de Moncloa, Arguelles y Malasaña.

“El libro lo empecé a escribir como un diario, lo creé con una personalidad diferente a la mía y también con unos objetivos diferentes a los míos. De hecho, no estoy necesariamente de acuerdo con lo que dice y se opina en el mismo, aunque sí he tenido que involucrarme sobre las circunstancias que ha pasado el protagonista”, describe Daniel Jiménez.

Para el autor de Cocaína, “la escritura tiene que adentrarse en el abismo y mostrarse tal cual, sabiendo siempre que es una ficción”. Reconoce que en la historia hay personajes que ha utilizado y que no conoce. “Hay mucha exageración de cómo siente el personaje. Él tiene una visión exaltada y depresiva. Yo no he pasado por el mismo calvario que ha pasado él.

La novela se circunscribe en el género de autoficción que tanto está triunfando en el norte de Europa. “Este tipo de narrativa autobiográfica tiene un punto muy inquietante”, sostiene. Es algo que conoce bien porque como periodista ha publicado numerosas críticas de libros y entrevistas con autores. “Siempre que se escriba desde la honestidad, el libro va a merecer la pena”, añade.

El protagonista de la novela es una persona que duda constantemente, hasta duda de su propio criterio. No tiene nada claro en su vida, por eso nunca está a gusto en ningún sitio, ni en el trabajo, ni en su relación con la familia. “Es un inadaptado que busca ayuda en los demás y no es capaz de aceptarla, de ahí que se refugie en el consumo y en la escritura”, detalla el autor.

“El protagonista es el producto de toda esa indefensión que siente y de esa incomprensión de sí mismo. Está absolutamente perdido, sin referencias válidas que le sirvan”, describe al Adolfo protagonista. Pero es también víctima del “opresor ambiente familiar en el que vive”, analiza. Una de las hermanas del protagonista se había suicidado, este es un tema tabú que casi nunca sale en los medios de comunicación y que no se trata en las charlas familiares o de amigos.

CocaínaDaniel Jiménez lleva escribiendo muchos años sin parar, tiene cien cuentos preparados para publicar en un libro y escribió un par de novelas que nunca se publicarán porque en su opinión “no merecían la pena”, pero que le han servido para mejorar su técnica. Empezó a escribir “Cocaína” hace ya muchos años de forma desordenada, pero cuando se entera del Premio Dos Passos, decide ordenar sus escritos y darle forma de manera definitiva para presentarla al premio. “La tuve un años en reposo hasta que decidí prepararla para el premio”, reconoce.

No cree que la novela le haya quedado pesimista, “aunque algunos lectores opinen que sí. Creo que el final ha quedado abierto para que el lector la complete como crea. Lo que al final se hace es una novela en marcha”, concluye. En mi opinión, no le ha quedado pesimista, creo que ha dejado una puerta abierta al optimismo y a la superación, pero cada cual ha de tener su propia opinión.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: