El XXXIII Festival de Otoño a Primavera conmemora el 400 aniversario de la muerte de Cervantes

 

LGCh_hd_Barcelona_FeMAP general2

El XXXIII Festival de Otoño a Primavera de la Comunidad de Madrid se suma a la conmemoración del 400 aniversario del fallecimiento de Miguel de Cervantes con el concierto de música antigua Réquiem para Cervantes. Missa Pro Defunctis de Mateo Romero. El recital, que corre a cargo de La Grand Chapelle del gran Albert Recasens y la Schola Antiqua, dirigida por Juan Carlos Asensio Palacios, rinde homenaje no solo al máximo exponente de la literatura española de todos los tiempos el mismo día en que se celebra el IV centenario de su muerte, sino también a otras grandes figuras del arte y la cultura españolas del Siglo de Oro, como Mateo Romero. Réquiem para Cervantes podrá verse el viernes 22 de abril, a las 21.00 horas, en la Iglesia de San Jerónimo del Real, con entrada libre hasta completar aforo.

Mateo Romero (1575-1647), maestro de la Real Capilla entre 1598 y 1633 –bajo los reinados de Felipe III y Felipe IV– fue el principal compositor de la Corte española hacia 1616, fecha de la muerte de Cervantes. El llamado “Maestro Capitán” destacó en la escritura polifónica a dos coros (stile moderno), tan en boga en los principales centros musicales de Europa y muy particularmente en la Basílica de San Marcos de Venecia. El Réquiem a dos coros, que este viernes 22 de abril podrá escucharse en el centro de Madrid en el marco del XXXIII Festival de Otoño a Primavera, constituye una de las mejores obras de Romero, de gran solemnidad y una factura vocal impecable.

El programa de la velada reconstruye –gracias a la colaboración del prestigioso musicólogo Juan Carlos Asensio– una misa de difuntos de la época, con la característica alternancia de partes polifónicas y canto llano, este último procedente de los cantorales de El Escorial de principios del siglo XVII. Y se completa con responsorios de los maitines del oficio de difuntos, que en la
época se cantaban durante las absoluciones, y el impresionante salmo De profundis, que los clérigos recitaban o salmodiaban mientras se procedía en procesión a la depositio o sepultura del difunto. Algunos de los responsorios incluidos pertenecen a otro de los contemporáneos de Cervantes, el zaragozano Pedro Ruimonte (1565-1627), que se destacó por ser el maestro de capilla del gobernador de los Paísos Bajos, el archiduque Alberto. Sus obras luctuosas (en
el Missae sex) fueron publicadas en Amberes en 1614.

Este programa Réquiem para Cervantes que ahora será presentado en la Iglesia de San Jerónimo el Real fue objeto de una grabación por La Grande Chapelle en 2005 (LAU 002), dirigida entonces por el fundador y maestro Àngel Recasens, ando como resultado un documento sonoro de primera importancia, que recuperaba algunas de las obras más destacadas del patrimonio musical de
principios del siglo XVII, enmarcándolas en su contexto litúrgico original y que en 2016 ha sido reeditado por la Comunidad de Madrid.

Dos grandes referentes de la música antigua de nuestro país

La Grande Chapelle es un conjunto vocal e instrumental de música antigua con vocación europea. Toma su nombre de la célebre capilla musical de la Casa de Borgoña y, posteriormente, de Habsburgo, que sirvió a la rama española hasta entrado el siglo XVII, y a cuyo frente estuvieron maestros como N. Gombert, F. Rogier o M. Romero. Como en su época, La Grande Chapelle está formada por avezados intérpretes procedentes de diferentes países europeos. Esta heterogeneidad constituye un sello distintivo del conjunto, que rehúye la uniformidad tímbrica y da prioridad a los relieves sonoros. La música sacra centra primordialmente el interés de La Grande Chapelle, cuyo principal objetivo es realizar una nueva lectura de las grandes obras vocales españolas de los
siglos XVI a XVIII, con especial predilección por la producción policoral del Barroco. Al mismo tiempo, desea contribuir a la acuciante labor de recuperación del repertorio musical hispano. De ahí que, desde su seno, se estimule la investigación, el estreno de repertorio desconocido, la grabación discográfica e, incluso, la edición de obras según la metodología científica más contrastada.

LGCh_hd_Duron_Toledo_3_David BlazquezPor su parte, la Schola Antiqua se dedica desde su fundación en el año 1984 al estudio, la investigación y la interpretación de la música antigua, en especial, del canto gregoriano. Todos sus componentes se formaron como niños de coro en la Escolanía de la Abadía de Sta. Cruz del Valle de los Caídos. Su repertorio abarca la monodia litúrgica occidental (beneventano, ambrosiano, mozárabe…) en sus diferentes formas, así como la primitiva polifonía de S. Marcial de Limoges, Notre-Dame, Ars Antiqua y Ars Nova. A menudo, introduce en su repertorio las ejecuciones alternatim tanto con el órgano como con conjuntos polifónicos, interpretando el canto llano en obras de tecla y polifonía española y en las misas de órgano de compositores del barroco francés e italiano con los organistas Claudio Astronio, Oscar Candendo, Raúl del Toro, Daniel Oyarzábal, Javier Artigas, Roberto Fresco, Bruno Forst y Montserrat Torrent. Colabora regularmente en reconstrucciones de canto llano y polifonía con La Colombina, Ensemble Plus Ultra, His Majesty’s Sagbutts and Cornetts, La Grande Chapelle, Ensemble Baroque de Limoges, La Capilla Real de Madrid, Ministriles de Marsias, The English Voices, Alia Musica, Orquesta Barroca de Venecia, La Veneciana o The Tallis Scholars, entre otros.

Es posible consultar la programación del XXXIII Festival de Otoño a Primavera de la Comunidad de Madrid, la información de los espectáculos, los horarios y la venta de entradas y descuentos en la web www.madrid.org/fop.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: