Exa García Saénz“Me interesa que el lector se lo pase bien leyéndome, que entre en el juego de solucionar el caso, pero no quiero horrorizarlo con escenarios de  crímenes brutales, por eso mis asesinos matan de manera muy limpia y por eso las víctimas apenas tienen nombre, no quiero poner el foco sobre ellos, sino sobre la investigación en sí”.

 

Por Carmen F. Etreros.

Charlamos esta mañana soleada de abril con la autora Eva García Saénz cuya última novela El silencio de la ciudad blanca acaba de llegar a las librerías. En esta ocasión la autora vuelve, después de su conocido éxito La saga de los longevos, con una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente..

P. ¿De dónde surge la idea de tu novela? ¿En qué te inspiraste?

R. Quería escribir una novela ambientada en tierras del norte, que fuese un thriller, que mantuviera al lector pegado a las páginas pendiente de la resolución de un enigma, de un caso policial, pero también quería hablar de Vitoria, de Villaverde, de mi familia. Me inspiré en todos los lugares históricos que visité mientras crecía: el Dolmen de la Chabola de La Hechicera, el Valle Salado de Añana, la Muralla Medieval.

P. ¿Por qué elegiste la ciudad de Vitoria para esta novela?

R. Porque tiene un poso histórico que venía muy bien para el entramado de historias familiares que quería contar, las calles empedradas, la Almendra Medieval…

_MG_0801_QUINTASP. ¿De dónde nace el personaje del inspector Unai López de Ayala, alias Kraken, experto en perfiles criminales?

R. Unai es un protagonista a quien le viene grande el caso más difícil de su vida, es bueno en su trabajo, pero es muy consciente de que el asesino es un genio y de que lleva muchos años planeando los asesinatos. Sabe que no va a cometer ningún error a nivel forense, es demasiado experto. De hecho, la novela comienza con Unai contando la historia con un tiro en la cabeza. En ese momento, el lector se da cuenta de que el asesino ha ganado, de que no es un juego y de que Unai va a perder mucho en esta historia.

P. ¿Y Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas?

R. Tasio es un arqueólogo con un programa de televisión que analiza el caso de los asesinatos hace veinte años. Es un triunfador nato, un alfa, y su hermano gemelo, idéntico a él, Ignacio, es el policía encargado del caso. Lo que ninguno de los dos se esperan es que el caso termine cuando Ignacio encuentra pruebas irrefutables de que Tasio es el asesino y tiene que tomar la durísima decisión de entregarlo a una vida en prisión.

P. ¿Por qué escribes novela negra? ¿Te sientes cómoda en este género?

R. Después de tres novelas históricas necesitaba un reto creativo como escritora. Una novela negra es más exigente desde el punto de vista de la planificación, porque en cada capítulo tienes en cuenta que el lector está tratando de encontrar al asesino y tú le das pistas, falsas pistas, sospechosos y falsos sospechosos. No puede sobrar nada, cada párrafo tiene que estar ahí por algo. Para mí ha sido la más exigente y por ello la que más he disfrutado escribiendo.

P. Pienso que además ahora hay una novela negra diferente que estáis haciendo en España las mujeres, muy alejada de la nórdica…

R. No me gustan las novelas que salpican sangre ni vísceras. No me gustan las escenas de torturas ni mutilaciones, me interesa que el lector se lo pase bien leyéndome, que entre en el juego de solucionar el caso, pero no quiero horrorizarlo con escenarios de crímenes brutales, por eso mis asesinos matan de manera muy limpia y por eso las víctimas apenas tienen nombre, no quiero poner el foco sobre ellos, sino sobre la investigación en sí.

P. ¿Cómo te has documentado para la novela y cuánto tiempo has tardado en escribirla?

R. Durante los últimos tres años me he ido documentando de la historia de Álava, Vitoria y las costumbres y mitología vasca. Cuando decidí que escribiría novela negra y que el protagonista sería experto en perfiles criminales, tuve claro que tenía que documentarme también en ese campo, así que me formé en una academia de policías en Perfilación Criminal y en Inspección Técnica Ocular. Mis profesores eran policías en activo que me resolvieron las dudas que me surgían con el caso, así que pude darle a la novela una pátina de verosimilitud. Tardé cerca de año y medio en escribirla, fueron muy intensos y le dediqué muchísimas horas, pero me alegra mucho el resultado.

el-silencio-de-la-ciudad-blanca_eva-g-saenz-de-urturi_201601271223P. ¿Cuáles son tus planes de futuro como escritora? ¿Piensas seguir escribiendo novelas policiacas?

R. Publicaré la tercera parte de La saga de los longevos, que es una serie de novelas con un poso de historia y de arqueología muy importante y hay cientos de miles de lectores que están esperando leerla. Por otro lado, me ha gustado mucho la experiencia de escribir novela negra, y por el feedback que están dando los lectores, se están leyendo la novela en apenas un par de noches tratando de desentrañar quién es el asesino o asesina, así que creo que como novelista he conseguido el propósito que me marqué cuando me planteé escribirla.