Los músicos de CaravaggioDel 21 de junio al 18 de septiembre de 2016, el Museo Thyssen-Bornemisza presenta ‘Caravaggio y los pintores del norte’, una exposición sobre la figura de Michelangelo Merisi Caravaggio (Milan, 1571 – Porto Ercole, 1610) y su influencia entre los pintores del norte de Europa que, fascinados por su pintura, difundieron su estilo.

Comisariada por Gert Jan van der Sman, profesor de la Universidad de Leiden y miembro del Istituto Univesitario Olandese di Storia dell’ Arte de Florencia, la muestra pone de relieve el legado del artista y la diversidad de las reacciones motivadas por su obra. En las salas se exhiben cincuenta y tres cuadros, doce de ellos del maestro lombardo, procedentes de colecciones privadas, museos e instituciones como el Metropolitan Museum de Nueva York o la Galleria degli Uffizi de Florencia.

El recorrido abarca el curso de la carrera de Caravaggio, desde el periodo romano hasta las emotivas pinturas oscuras de sus últimos años, junto a una selección de obras de sus más destacados seguidores en Holanda -Dirk van Baburen, Gerrit van Honthorst o Hendrick Ter Brugghen-, Flandes -Nicolas Régnier o Louis Finson- y Francia –Simon Vouet, Claude Vignon o Valentin de Boulogne, entre otros. Entre 1600 y 1630, se establecieron en Roma más de dos mil artistas de los cuales una tercera parte eran extranjeros que convirtieron la Ciudad Eterna en un crisol artístico.

Los pintores del norte de Europa estaban dispuestos, en igual e incluso mayor medida que los italianos, a seguir el estilo de Caravaggio, impulsados principalmente por dos motivos: la menor importancia del componente clásico en la tradición pictórica del norte y la facilidad para aplicar el estilo de Merisi fuera del contexto tradicional de un taller o una academia de dibujo. En los Países Bajos y las regiones germánicas trabajar del natural, basándose en los motivos visibles a nuestro alrededor, era una costumbre muy arraigada. Esto establecía un vínculo con la forma de trabajar de Merisi, cuyo origen lombardo le predisponía a pintar ad vivum, un método que los pintores de formación clásica consideraban inadecuado porque suponía un obstáculo para alcanzar la perfección en el arte.

Caravaggio y los pintores del norte traslada al visitante a la época de Michelangelo Merisi y a las décadas que siguieron a su muerte, cuando su fama aún estaba en su punto más alto, un periodo especialmente rico en hitos pictóricos. La exposición se abre con dos salas dedicadas a las obras que el pintor realizó durante sus años en Roma, en las que se pone de manifiesto su polifacética carrera. En las siguientes, se presentan cuadros de artistas del otro lado de los Alpes que contemplaron con sus propios ojos la obra de Caravaggio.

Además de un ciclo de cine en el mes de julio, el Museo organiza el 30 de junio una jornada en torno a la figura de Caravaggio en la que se rastreará la huella que el pintor dejó tanto en Roma como en el sur de Italia, así como la repercusión de su estilo en los artistas procedentes de Francia, Países Bajos y Alemania instalados en Italia para completar sus estudios.

Imagen: Los músicos, Caravaggio, alrededor del 1596-1597, Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, Rogers Fund 1952. 

Caravaggio y los pintores del norte
Museo Thyssen-Bornemisza
del 21 de junio al 18 de septiembre de 2016
Horario: de martes a viernes y domingos, de 10 a 19 horas; sábados, de 10 a 21. Del 1 de Julio al 4 de septiembre: de martes a sábados, de 10 a 22 horas; domingos de 10 a 19. Último pase una hora antes del cierre.