Reseña LIJ: ‘El camino a la escuela’ de Rosemary McCarney

elcaminoalaescuela

 

El camino a la escuela de Rosemary McCarney. Con Plan Internacional. Editorial Juventud, colección Álbumes Ilustrados, 2016. Cartoné, 28,5 x 22,5 cm.,  32 pp., 13 e.    

Por José R. Cortés Criado @unabrazolector.

 

La editorial Juventud presenta un volumen apaisado de gran valor para resaltar la importancia de la educación y el gran esfuerzo que hacen miles de niños del mundo para poder acceder a clase, siempre que tengan la oportunidad de poder hacerlo, pues hay muchos niños y niñas que jamás pisarán una escuela, porque no exista tal o porque la sociedad en la que viven los marginan y no tendrán la oportunidad de acudir a ella.

Los alumnos del mundo rico tienen muy fácil el acceso a la escuela, aunque muchos no deseen acudir a ella o acudan a regañadientes, unos van paseando desde sus casas, otros los llevan sus padres en coche, viajan en autobús o van en bicicleta, pero en muchos países ir a la escuela supone un esfuerzo tan enorme, que solo el acceso a la cultura y la valoración que la familia hace de ello, posibilita que niños y niñas del mundo aprendan.

Este libro pretende concienciar a nuestra sociedad de que no todos los niños son tan afortunados como los nuestros y realizan diariamente una odisea para ir a clase y volver a casa.

Cada página del libro nos muestra una fotografía, cedida por sus autores para este volumen, de alumnos de diferentes países camino de la escuela.

Hay niños de Estados Unidos que viajan en autobús, de Filipinas que atraviesan un riachuelo a pie o en brazos de los mayores, de Camboya que van remando sobre un bote, de Nepal, Colombia y Filipinas colgados de un cable aéreo, de China cruzando estrechos túneles o angostos senderos en las montañas, de Indonesia sobre puentes de bambú caídos o simples cañas de bambú,

Otros más afortunados pueden viajar a lomos de un burro en China, un búfalo en Myanmar, sobre un carromato tirado por un buey en Brasil, o sobre un trineo tirado por perros en Canadá.

Algunos en Ghana deben llevar el agua, pues no hay en las escuelas, y en Uganda llevar los pupitres donde sentarse, otros viajan en Tanzania solos durante horas o en compañía en Haití, otros por caminitos secos y estrechos en Laos, caminando sobre la nieve en India…, pero para todos ellos lo importante es llegar, porque ir a la escuela puede es un fatigoso trabajo que siempre vale la pena realizar.

Rosemary McCarney dirige la organización Plan Internacional de Canadá preocupada por los derechos de la infancia y la pobreza global, buscando mejorar la vida de niños y niñas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: