Reseña: ‘Títeres de la magia’ de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

 

Títeres de la magia de Iria G. Parente y Selene M. Pascual. Nocturna Ediciones, colección Literatura Mágica, n.° 31, 2016. Rústica con solapas, 521 pp., 16 €.

 Por José R. Cortés Criado (@unabrazolector).

 

Iria G. Parente y Selene M. Pascual vuelven a recrear otra historia en los mismos escenarios que Sueños de piedra, su anterior novela en esta editorial.

Los protagonistas son Clarence y Hazan, maestro y aprendiz de nigromante. Ambos viven en la Torre, lugar de reclusión donde todos los nigromantes estudian entre libros y hechizos alejados del mundo real, aunque su preocupación es dominar la magia y hacer el bien.

Cierto día ambos salen al exterior, el maestro y futuro director de la Torre debe ir en busca de un antídoto para un poderoso veneno que está haciendo estragos y no saben los nigromantes cómo enfrentarse a él.

En la búsqueda de algo que no encuentran, descubren que el mundo es algo más que el espacio donde habitan y estudian, y tras vivir experiencias mágicas como llegar al lugar donde dormitan los dragones o sobrevivir al canto de las sirenas marinas junto a Ariadna, alquimista que colabora en el Taller, donde cualquier persona puede hacer magia, cosa prohibida por los nigromantes; a Lynne, mujer mercader que navega hasta lejanos confines y el rey Arthamel, que un mes al año deja su trono para vivir con Lynne, su amor, una pasión desenfrenada.

Pero lo que los dos protagonistas descubren es el amor que sienten el uno por el otro, de sus titubeos, dudas, elucubraciones y vivencias se ocupa la mayor parte del libro, sellando ambos un amor más allá de la atracción física. Los sentimientos ocupan muchas de las divagaciones de ambos.

Al final, tras alguna desgracia, la vida recupera su esplendor y se aventuran momentos mejores para un futuro de colaboración entre nigromantes y alquimistas.

Libro lleno de aventuras y magia que transcurre en Marabilia, lugar extraño donde lo real y lo imaginado se entrecruzan daño lugar a una sociedad muy distinta a la nuestra, salvo en temas como la vida, la muerte o el amor.

 

 

 

 

 

 

 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *