Cuentos de la selva de Horacio Quiroga. Editorial Juventud, 2016. Cartoné, 13,5 x 21,5 cm., 128 pp., 12 e.

 

Por José R. Cortés Criado / @unabrazolector.

 

La Editorial Juventud presenta una selección de ocho cuentos del argentino nacido en Uruguay, Horacio Quiroga,  que son una delicia de leer y un canto a la naturaleza y a la solidaridad.

Los libros están ambientados en la selva misionera de Misiones que descubrió cierta vez que viajó con un amigo en busca de ruinas de las misiones jesuíticas.

Su amor por la naturaleza se refleja en cada uno de los cuentos, en los que me mezcla la realidad y la fantasía, retrotrayendo al lector a un mundo pasado en el que los animales conversaban entre sí y con los hombres, formando todos parte de un mundo común con sus leyes propias y que los pequeños lectores ven como normal.

En ellos podemos leer el compromiso de una tortuga gigante para con el hombre que le salvó la vida, demostrándonos que hacer el bien siempre tiene su compensación antes o después.

También el lector sabrá por qué los flamencos tienen las patas rosas y muchas veces descansan solo sobre una de ellas, aunque la explicación no tenga nada de científica.

Sabremos del atrevimiento y venganza del loro pelado, de la fuerza de los yacarés para defender su río, del poco caso que le hace una gama a su mamá y de los problemas que tuvo al quedarse temporalmente ciega; de la historia de dos cachorros de hombre y dos cachorros de coatí; del agradeciendo de las rayas acuáticas al hombre que salvó su ecosistema y de la lección que aprendió la abeja haragana.

Son cuentos entrañables, cargados de sabiduría, humor y lógica que te atrapa desde su inicio y sientes pena al llegar al glosario y a la biografía del autor que cierra el libro.

Estos cuentos los escribió su autor para sus hijos cuando estaban viviendo junto a la selva, y desde entonces se ha convertido en un clásico de la literatura infantil en América Latina.

 

AbogadosdeMadrid.net