Reseña LIJ: ‘Los niños de la viruela’ de María Solar

 

Los niños de la viruela de María Solar. Editorial Anaya, Colección  Leer y Pensar-Selección. 2017. Rústica Hilo, 14,00 x 21,50 cm., 224 pp.,  11,00 €.

Por José R. Cortés Criado.

 

María Solar recrea un hecho histórico en el mundo de la medicina y en la lucha contra las enfermedades mortales, como es el caso de la viruela.

Recrea la historia en el hospicio de la ciudad de A Coruña en el año 1803. Nos acerca al escenario desde su entorno: una mujer joven recién parida que se ofrece a amamantar huérfanos del hospicio, una rectora seria y responsable, una monja que intenta ayudar, otras más simpáticas o antipáticas, un doctor, Posse, que cuida con esmero de los enfermos del entorno, sean del hospicio o particulares, también un amante de su profesión y defensor de los avances científicos frente a mentes religiosas que la cuestionan.

Luego siguen algunos niños abandonados carentes de muchas necesidades básicas, sus relaciones, sus miedos, sus vejaciones y la llegada a la ciudad de un famoso doctor, Balmis, que en nombre del rey Carlos IV, encabeza una expedición que llevará la vacuna de la viruela a América.

Las primeras vacunas surgieron en Inglaterra de las encargadas de ordeñar las vacas, cuando los médicos descubrieron que estas mujeres apenas sufrían infecciones de viruela, comenzaron a aplicar pequeñas dosis en paciente sanos.

Las cepas de la enfermedad se mandaban en hilas al continente europeo, muchas veces llegaban en perfecto estado, otras no, así que pensaron que la mejor forma de enviarlas es en personas contaminadas por la enfermedad, y nada mejor que niños huérfanos para transportar la vacuna al continente americano.

De los preparativos de la expedición de niños gallegos para llevar a cabo la mayor campaña de vacunación de la historia y de sus vidas se ocupa este libro que finaliza cuando el barco parte de A Coruña con veintidós niños vacuníferos.

Gracias a esta hazaña de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna y a los avances posteriores, en 1980 la Organización Mundial de la Salud declaró el planeta Tierra zona cero de viruela.

De aquella expedición pasó a la historia como un héroe el doctor Francisco Javier Balmis, responsable de la misma; también destacó el médico Josep Salvani; la rectora del hospicio que viajó con la expedición, Isabel Zendal, el Premio Nacional de Enfermería de México lleva su nombre; el doctor Posse Roybanes que abrió una sala de vacunación en A Coruña en 1805…todos ellos personajes de este interesante libro.

Buen novela que rinde homenaje a las personas que llevaron a cabo este hito histórico y se lee con mucho interés.

María Solar sabe atrapar al lector desde el inicio de su obra, que refleja la forma de vida en aquella época en el hospicio coruñés y cómo la vida les cambió a esos huérfanos portadores del virus brazo a brazo y que hoy siguen siendo los desconocidos de esta historia.

 

 

 

 

 

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *