Una de las novelas del verano es Mi nombre es N de Robert Karjel (1965). Un piloto de helicóptero que fue teniente coronel de las Fuerzas Aéreas de Suecia, y el único piloto sueco que se entrenó con el Cuerpo de Marines de Estados Unidos. Con Mi nombre es N, Robert Karjel se ha convertido en uno de los escritores nórdicos con más prestigio internacional. Una novela de espías que será editada en más de una docena de países alrededor del mundo y hay una serie de televisión en preparación.

P. Escribiste el libro mientras eras piloto de helicóptero y teniente coronel en el Ejército del Aire sueco. ¿Cómo se entrecruza tu carrera militar con la escritura?

R. Quería que el libro pareciera real. Para los detalles, recurrí a mis conocimientos sobre la lucha contra el terrorismo, el entrenamiento de los servicios de Inteligencia y el sistema militar estadounidense. También debido a los contactos que he hecho en mi trabajo como militar y como escritor, tuve la oportunidad de entrevistar a varios implicados en esta guerra.

P. ¿Cuál ha sido la situación más peligrosa que has vivido?

R. Una vez estaba en un taxi en Djibouti, volviendo a mi barco tras una noche de fiesta en la ciudad. El conductor estaba muy puesto de khat (un alucinógeno muy usado en África) y conducía a 120 km/h por calles oscuras y sin pavimentar, riéndose e insistiendo en que lo que yo necesitaba en aquel momento era visitar un burdel fuera de la ciudad. Durante el trayecto pude imaginar una docena de maneras en las que podía morir. También estrellé un helicóptero una vez, hace mucho.

P. Mi nombre es N también se adentra en los dobles y la dualidad.

R. Exacto, utilicé muchos polos opuestos en el libro: terroristas e inocentes; supervivientes y muertos; lo mágico y lo real; Ernst Grip y Shauna Friedman. Hay personajes en Mi nombre es N que llevan una doble vida. Estoy convencido de que es algo más común de lo que creemos o nos gustaría creer.

P. El arte juega un papel importante en el libro. ¿Por qué Edward Hopper?

R. Siempre me ha atraído el sentido de la soledad y el silencio de Hopper. En sus obras, todas las figuras están solas (algo que caracteriza la condición humana). Todo en la vida se hace a razón de o contra la soledad.

Mi nombre es N

Ernst  Grip,  miembro  del  Consejo  de  Seguridad  sueco,  ha  sido convocado en Nueva York, pero ignora por qué. La agente del FBI Shauna Friedman está allí para recibirlo, quiere que hable con uno de los prisioneros en una base militar secreta, pero ¿por qué Grip tiene la sensación de que está siendo interrogado? El prisionero, conocido como N, es sospechoso de haber perpetrado un ataque terrorista pero nadie sabe quién es o para quién trabaja. Sin embargo, N no es el único que guarda secretos. Entre N y Grip existe un peligroso vínculo que los une irremediablemente,  y  tendrán  que  aprender  a  confiar  el  uno  en  el  otro  si quieren mantenerse con vida.

 

AbogadosdeMadrid.net