Reseña LIJ: ‘La película de la vida’ de Maite Carranza

 

La película de la vida de Maite Carranza. Ilustraciones de Iratxe López de Munáin. Editorial SM, El Barco de Vapor, serie roja. 208 pp., 8,90 €.

Por José R. Cortés Criado.

 

Maite Carranza escribe una historia triste, refleja los problemas económicos de una mujer con dos hijos y un marido desaparecido. Él era un reportero gráfico con ansias de aventuras, ella una actriz de éxito.

Pronto pasa su futuro prometedor y se encuentra endeudada con un banco en una buena casa y sin poder hacer frente a la factura de la luz. La vida empieza a cambiar para los tres; la madre piensa que todo es pasajero y que a ella no le afectará mucho el tema y no quiere pedir ayuda.

Pero la historia se complica, no encuentra papeles para una actriz como ella, no puede pagar las facturas del colegio de sus hijos, no puede casi comer y en esas anda cuando le llega la orden de desahucio.

La madre ha dejado de interesarse por la vida, le da igual todo, no sabe qué hacer con sus hijos, no tiene ánimos para comenzar de nuevo, y es su hija, una adolescente, la que tiene que asumir el rol de madre.

Ha de buscar ayuda, ha de conseguir comida, ha de cuidar de su madre y de su hermano, se enfrenta a los asistentes sociales, policías con orden de desalojo… y saca fuerzas de flaqueza hasta que llegan al primer hogar como okupas y la vida da un giro inesperado.

Ahora es una pija en un barrio muy degradado donde navajas, robos e insultos están a la orden del día, pero entre tanta degradación aparece gente buena, la vecina de origen subsahariano que le lleva una olla de comida el primer día que llegan al piso, el hijo de esta que defiende a los niños nuevos de otros más violentos y le hace un enganche de luz ilegal para que puedan encender las bombillas…

La vida es dura en ese momento, no hay dinero, no hay familia a quién recurrir, la niña asume el papel fuerte, la madre vive en una depresión constante y cuando todo parece ir a mayor deriva, hay una alternativa.

Menos mal que hay un final en el que se vislumbran tiempos mejores para quienes han pasado de una vida acomodada a otra de miseria y desamparo; siempre hay amigos que están dispuestos a ayudar.

Maite Carranza, con su buen hacer a la hora de escribir, nos lleva de la mano de una niña muy espabilada a vivir las angustias que pueden atrapar a cualquier persona que tenga una vida normal cuando la situación económica se le tuerza y no disponga de apoyo familiar para salir adelante.

Buen historia, cargada de reflexiones sobre la crisis económica que tantas personas están padeciendo y ligero repaso a bancos e instituciones públicas que tan poco hacen por las personas.

Me ha gustado el libro, la trama está muy bien hilvanada y todas las páginas están cargadas de un realismo a veces estremecedor, haciendo ver a los jóvenes lectores cómo la pérdida de un trabajo y un desahucio pueden hacer que una persona se suma en una grave depresión, rompiéndole la vida.

El título viene porque la hermana le hace creer a su hermano pequeño que lo que les ocurre no es verdad, es una película en la que él es el protagonista, y a veces, también colabora en la elaboración del guion; ingenua manera de enfrentarse a la cruel realidad.

Con esta novela la escritora ganó en 2016 el premio El Vaixell de Vapor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: