Por Teresa Gómez. www.excelencialiteraria.com

 

Julia empuja la puerta con el pie y alcanza a ver las farolas encenderse antes de cerrar. Guarda las llaves en el bolso mientras teclea en el iPad. Avanza por el pasillo y se fija en un viejo reloj de pared. Es lo único que le gusta de esa casa. Curiosamente, sus agujas marcan las tres. Resoplando, Julia entra en la habitación del fondo:

-Papá, el reloj se ha vuelto a parar.

-Hola, hija. ¿Qué tal el día?

-Mucho trabajo, como siempre. ¿Lo arreglarás?…

Sin esperar la respuesta, Julia se va a su cuarto decidida a acabar el informe.

Teresa Gómez
Teresa Gómez

Al día siguiente, al salir de casa, oye satisfecha un suave tictac. Oye también a su padre, pero no tiene tiempo de darle los buenos días. La puerta se cierra.

El anciano se detiene y suspira. Después, se gira hacia el reloj y lo abre. El tictac deja de oírse.