El escritor malagueño Antonio Fontana, por su obra titulada Sol poniente ha sido ganador  del XI Premio Málaga de Novela, convocado por el Área de Cultura en colaboración con la Fundación José Manuel Lara, que publicará la novela galardonada.

En esta edición se han presentado 502 originales. El premio ha sido dado a conocer hoy por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la concejala de Cultura, Gemma del Corral; la directora de la Fundación José Manuel Lara, Ana Gavín; y miembros del jurado. Al acto ha asistido también el ganador, Antonio Fontana. Se trata de la undécima edición de un galardón, dotado con 18.000 euros. El jurado ha estado presidido por la directora general de Cultura del Ayuntamiento, Susana Martín Fernández, e integrado por Eva Díaz, Antonio Soler, Luis Alberto de Cuenca, Ignacio F. Garmendia, Antonio Orejudo y Alfredo Taján.

El jurado ha propuesto la obra de Antonio Fontana por considerarla “una novela sobre la memoria familiar evocada con gran intensidad lírica, con ternura pero sin dramatismo, que, a pesar de contar hechos a veces dramáticos, consigue recrear una atmosfera luminosa a través de unos personajes conmovedores y memorables”.

Sol poniente

Un narrador pasa revista a distintos momentos de la historia de su familia, episodios íntimos que configuraron su manera de estar en el mundo: las tardes con su abuela de poderoso carácter y las amigas de esta; la extraña huida del hogar del padre; los juegos en la calle con los amigos del barrio; un turbio episodio en un autobús nocturno que marca su identidad sexual. Y como eje que atraviesa todos sus recuerdos, el nacimiento de su hermano Curro, con parálisis cerebral. Postales cotidianas y desordenadas, a veces mínimas, con las que el narrador explora su memoria sentimental. Nada de lo que se narra puede ser calificado de “extraordinario”, pero el narrador transmite con experiencias y emociones sencillas un vívido y conmovedor retrato de una familia azotada por distintas formas de tristeza.

Antonio Fontana Gallegos

El escritor Antonio Fontana (Málaga, 1964), galardonado con el XI premio Málaga de Novela,  es autor de otras cuatro novelas: De hombre a hombre (Anaya & Mario Muchnik, 1997); El perdón de los pecados (finalista del Premio Café Gijón 2003; Acantilado, 2003); Plano detallado del infierno (DVD Ediciones, 2007); y Hostal Parisién (El Aleph, 2013).

Licenciado y máster en periodismo, la trayectoria laboral de Antonio Fontana ha estado ligada al diario ABC durante treinta años, diecinueve de ellos como coordinador de la sección de libros del suplemento ABC Cultural, donde ha publicado crítica literaria, entrevistas y reportajes.

El Premio Málaga de Novela, en su undécima edición, ha recibido 502 ejemplares, 50 más que en la pasada edición, con un gran porcentaje de novelas procedentes de países de Hispanoamérica (Argentina, Chile, Cuba, Colombia, Guatemala, Venezuela, Nicaragua, Panamá, Costa Rica, Ecuador y México, entre otros países). También han llegado origínales desde Estados Unidos Francia, Alemania, Italia o Bélgica. Este nivel de participación da idea de la consolidación  a nivel nacional e internacional de la convocatoria,  impulsada por el Ayuntamiento de Málaga a través del Área de Cultura, en colaboración con la Fundación José Manuel Lara.

La obra ganadora del Premio Málaga de Novela se publica en la colección de narrativa de la prestigiosa Fundación José Manuel Lara, que repite este año. En la primera edición resultó ganador el periodista Miguel Mena, con Días sin tregua; en la segunda edición se alzó con el premio el narrador malagueño Pablo Aranda con Ucrania, los dos títulos editados por Destino; la tercera edición, ya con Fundación Lara, fue para Pregúntale a la noche del poeta y narrador de Palma de Mallorca, Eduardo Jordá;  en la cuarta edición el ganador fue José Ángel Cilleruelo, narrador, ensayista, traductor y poeta, con Al oeste de Varsovia; en la quinta edición el premio fue para el alicantino José Luis Ferris por su obra El sueño de Whitman; y en la sexta edición la escritora Sara Mesa se alzó con el galardón con su perturbadora novela Un incendio Invisible, donde retrata lo absurdo de la sociedad contemporánea, en la séptima edición el premio recayó sobre la escritora y periodista Eva Díaz por su obra Adriático; la octava edición fue para el escritor sevillano Luis Manuel Ruiz, por su obra titulada Temblad Villanos; y la novena convocatoria fue para Herminia Luque, por su obra Amar tanta belleza; y la décima la ganó la escritora Maria Tena por El novio chino.