‘Los días liebre’ de Clara López y de Marcos Viso

 

Los días liebre de Clara López. Ilustraciones de Marcos Viso. Kalandraka, 2017. Encuadernado en cartoné. 15 x 23,5 cm. 48 pp.,. 14 €. Finalista del Premio Fundación Cuatrogatos 2018.

 

Por Anabel Sáiz Ripoll.

 

Los días liebre es un poemario destinado al público infantil que evocará en el corazón de los lectores adultos imágenes de su propia infancia porque, recordemos, la infancia es una y entera. Cada uno de nosotros tiene el lujo de disfrutar, durante un tiempo, de un fragmento y a nosotros nos corresponde atesorar ese fragmento con el máximo respeto y la máxima memoria que podamos. De ello depende nuestro futuro. No hay más.

Clara López, en 15 poemas, evoca, a través de una niña, momentos del día, reflexiones cotidianas, objetos, presencias familiares, temores, sentimientos, sueños y anhelos. Los días se escapan con pasos de liebre, presurosos y raudos, mientras nosotros quisiéramos que fuesen días de tortuga.

Comienza el poemario con “Día liebre”. Ese día, por ejemplo lunes, en que hay que ir muy rápido, en que hay que levantarse, ir al colegio, volver, seguir con actividades extraescolares y llegar a la noche deseando que mañana sea, efectivamente, ese día tortuga, en donde el tiempo nos pertenezca.

Siguen los poemas, evocando los pequeños retos de la infancia, como aprender a restar o a conjugar los verbos. Pero también hay tiempo para hablar de la abuela y del abuelo o para acercarse a la mascota y sentirse bien. Los días liebre se alargan y llegan los viernes “cansados / sin ganas de jugar,/ ni ganas”, pero con la promesa del sábado. También, por supuesto, hay momento para la soledad y los miedos personales. La infancia no es, ni de lejos, siempre, un lugar placentero.

Días de liebre es un poemario lleno de luz, intimista, que nos hace sentir bien, cálidos y a salvo, en un mundo lleno de elementos cotidianos pero que, sin embargo, nos complacen y nos gustan. Así lo recoge en el último poema, titulado “Diario”, nuestra niña quien habla de otro tipo de días, los “días río”. La tinta se compara al agua del río que nos lleva a una gran conclusión, en homenaje a Jorge Manrique: “Nuestros ríos / son los días,/ que van a dar / al amar”. Eso, amar, es lo único que importa. Ni más ni menos.

El texto, ilustrado por Marcos Viso, con imágenes suaves, diluidas, que juegan con la realidad y aluden al mundo del sueño tratando de enfrentar el gran tema del libro, los días liebre y los días tortuga.

Los versos de Clara López se unen, se arropan unos a otros organizando formas distintas, elaborando una especie de plano del tesoro que nos mira hacia el futuro, pero sin dejar de observar, con consciencia plena, el presente y los recuerdos. Las repeticiones, los juegos de palabras, la metáfora son recursos que emplea esta poeta para acercarnos aún más a ese mundo íntimo y cargado de símbolos de Los días liebre.

El libro, recordemos, ha sido Finalista del Premio Fundación Cuatrogatos 2018.

 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *