A partir del próximo curso, los teléfonos móviles no se podrán utilizar en las escuelas de Francia

 

La Asamblea Francesa finalmente ha decidido apoyar el proyecto de Macrón en el que prometía a los ciudadanos acabar con el uso de los teléfonos móviles en las escuelas de Francia, evidentemente con algunas exenciones que están orientadas a una mejora en el sistema educativo.

Seguramente os habréis dado cuenta de que los jóvenes cada vez son más adictos al móvil, y en este sentido es cierto que estamos hablando de un dispositivo que les puede llegar a absorber más tiempo del necesario, y de la misma forma que tiene su lado formativo y de gran utilidad que entre otros mejora su seguridad, también hay que tener en cuenta que presenta algunos inconvenientes clave que debemos conocer, razón por la que finalmente la Asamblea Francesa ha decidido apoyar la decisión de Macrón para evitar su uso en las escuelas de Francia, de manera que todos ellos deberán esperar en las taquillas móviles hasta que finalice el horario escolar.

La Asamblea Francesa toma la decisión en base a la campaña de Macrón

Si os mantenéis al tanto de las noticias de Francia, seguramente habréis escuchado que una de las propuestas durante la campaña electoral del presidente Emmanuel Macron era precisamente el de prohibir el uso de los teléfonos móviles en los colegios e institutos, algo que finalmente ha pasado por la Asamblea Francesa para llevar a cabo su aprobación.

Esto significa que, a partir del próximo curso, todos los centros de enseñanza prohibirán la utilización de los móviles por parte de sus escolares, los cuales podrán dejarlos en taquillas teléfonos móviles una vez que lleguen al centro y, posteriormente, podrán recogerlos para seguir utilizándolos fuera sin ningún problema.

A través de esto, a partir de ahora los alumnos llevan a poder utilizar el móvil ni en las escuelas primarias, ni en las de educación secundaria y en los institutos, siempre hablando desde una perspectiva general, es decir, evidentemente si hay un reglamento interior que autorice el uso en un determinado momento circunstancia, prevalecerá sobre la ley general que impide su utilización, siempre y cuando hablemos de razones que estén enfocadas al aprendizaje del alumno y que hayan sido determinadas por la dirección del propio centro.

Eso sí, es importante tener en cuenta que por el momento no tenemos demasiada información, ya que incluso se desconocen las posibles multas que acarrearían el no cumplir con esta norma, así como tampoco se conoce el modo en que se impedirá la utilización de estos dispositivos, y aquí es donde viene una de las polémicas puesto que también por ley, los profesores y vigilantes no pueden registrar las mochilas de los estudiantes, así como tampoco pueden requisar los objetos que no sean considerados como peligrosos, lo que significa que hecha la ley, hecha la trampa, de manera que los propios alumnos podrán sin ningún tipo de dificultad, guardar los teléfonos apagados en su mochila, y mientras permanezcan fuera de la vista de los profesores y de los vigilantes, nadie les va a poder poner ningún tipo de impedimento en este sentido.

Un elemento cada vez más habitual que cuenta con sus aspectos positivos y negativos de cara a los adolescentes

Evidentemente, los teléfonos móviles a día de hoy son un elemento fantástico a través del cual podemos mantener la comunicación en todo momento con personas que se encuentren en cualquier parte del mundo, algo que evidentemente supone una importante ventaja.

En el caso de los más jóvenes, este contacto generalmente se va a seguir a sus padres o tutores legales, aunque evidentemente también comparten información y conversaciones, imágenes, etc. con otros amigos y compañeros.

Sin embargo, precisamente aquí nace uno de los principales objetivos, es decir, evitar que el alumno continúe con el contacto con sus compañeros a través de este medio en lugar de hacerlo directamente cara a cara.

Pero todo esto va mucho más allá, y es que Macron considera que la utilización del teléfono móvil puede llegar a provocar muchos problemas a los alumnos como por ejemplo la pérdida de concentración, y es que está claro que, el hecho de tener un elemento de distracción como los teléfonos móviles, puede reducir mucho el rendimiento del propio alumno, o incluso, disponer de ellos durante el recreo, hace que se reduzca la interacción social y la actividad física.

Además, según considera el Senado, también se trata de un medio que fomenta el ciberacoso y el cibersexismo, además de que somete a los alumnos a la pornografía así, contenidos violentos o poco apropiados.

El uso pedagógico estará exento de esta medida

Hay que tener en cuenta que hay casos en los que evidentemente esta prohibición no será de aplicación, y básicamente se centran en cuanto tengan un uso pedagógico y hayan sido autorizados en ese momento y lugar por la dirección del centro de enseñanza.

Es decir, a través del reglamento interior del propio centro, se podrán crear excepciones a la norma principal de prohibir la utilización de los teléfonos móviles por parte de los alumnos, por lo que en este sentido, cada centro de enseñanza va a tener una cierta libertad siempre y cuando esté claro que el cometido es hacer un uso pedagógico de estos dispositivos.

En definitiva, si hablamos de un proceso que forme parte de un proyecto educativo específico y que esté controlado por el personal educativo, entonces se tendrá el permiso para que los alumnos puedan llevar consigo sus dispositivos, pero en cualquier caso, está claro que una vez que se cumpla con dicho proyecto, en el momento en el que los alumnos se dirijan a otras aulas o finalice la asignatura y tenga que cambiar a otro diferente en la que no sea de uso pedagógico la utilización del teléfono móvil, evidentemente deberán proceder a guardarlos en las taquillas que hayan sido designadas para este cometido, consiguiendo de esta forma evitar todos aquellos aspectos que se consideran negativos de cara a los alumnos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *