Las mejores opciones laborales para los apasionados a la lectura

 

La lectura es una actividad que apasiona a muchas personas. Les encanta leer, buscar novedades editorial interesante e incluso pasar las tardes en librerías o bibliotecas. Además de ser una buena afición, la lectura también se puede convertir en una opción laboral cuando se transforma en una forma de ganarse la vida a largo plazo.

Entre las diversas opciones que ofrece el mercado laboral a los apasionados por la lectura podemos encontrar entrar a trabajar en una editorial o una biblioteca como empleados e incluso montar una librería o una pequeña editorial. Estos trabajos combinan la pasión por la lectura y los libros con una salida laboral interesante.

Si estás pensando en montar una librería, hacerlo desde cero puede resultar muy complejo y suponer un desembolso inicial importante. No solo hay que afrontar en soledad innumerables papeleos, trámites y permisos sino también gastos considerables. Lo que podría empezar como una aventura emocionante se puede transformar en un quebradero de cabeza si no tienes ninguna experiencia en el sector.

Otra de las posibles salidas para los apasionados por la lectura es abrir una librería con una conocida franquicia. No solo dan el apoyo necesario para comenzar a funcionar como negocio sino que asesorarán sobre el funcionamiento real del sector. El respaldo de la franquicia suele ser fundamental a la hora del éxito del negocio en los primeros años si no tenemos experiencia.

Las franquicias de librerías cuentan ya ventajas ya pactadas con proveedores de las que se benefician los nuevos franquiciados. Además, te ayudan con problemas como la negociación del local, la preparación de planos o en el montaje in situ de la nueva librería. Si te decides por una franquicia de librerías recibirás todo el apoyo necesario incluso con cursos de formación, preparación de pedidos o un calendario de eventos.

En principio si cuentas con una franquicia de librerías solo tienes que empezar por buscar un local adecuado en una buena ubicación de la ciudad y alejado de otras librerías para evitar la competencia. En cuanto el tamaño no debe ser ni muy pequeño ni muy grande por lo que no debe superar los 500 metros. Entre los gastos fijos hay que afrontar un canon por la franquicia y realizar una inversión inicial que nunca será superior a la de una librería que parte de cero. La franquicia nos ayudará a elegir el lugar más adecuado para el negocio e incluso nos asesorará si no le parece lo más idóneo. El éxito de una librería depende muchas veces de la localización por lo que es un tema importante.

También tendremos que elegir el stock inicial de libros que queremos tener en nuestra librería según nuestros gustos, los de nuestros futuros clientes o las previsibles ventas. Algunas franquicias tienen un catálogo específico del que se pueden seleccionar el stock. Por último, hay que contar con los gastos de mobiliario como las estanterías o los muebles y los recursos tecnológicos que vayamos a necesitar como los ordenadores u otros dispositivos.

Este tipo de negocios cuentan además con otros productos que se pueden poner a la venta y pueden suponer ingresos adicionales como papelería, cafetería o talleres de lectura. Incluso te ayudan a programar actividades para atraer a futuros lectores o interesantes presentaciones de libros.

Las franquicias de librerías normalmente dan mucha libertad a los franquiciados a la hora de montar el negocio. Esto ayuda a crear un negocio según nuestra personalidad y estilo. Además, una franquicia no suele suponer ningún tipo de coste por renovación del contrato cuando llegue el vencimiento.

La franquicia de librería puede resultar una salida laboral cómoda, práctica e interesante para todos aquellos que quieren combinar su pasión por la lectura con un trabajo rentable.

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *