‘Disfraz de héroe’ de Josan Hayero

Disfraz de héroe de Josan Hayero. Editorial Edebé, Colección Periscopio, 2018. 130 x 205 mm,, 168 pág.,10,50€, (+ 12 años)

Por José R. Cortés Criado.

Sin duda una historia de amor entre jovencitos algo especiales. Por un lado, Gentiana, una princesa de una belleza sin par, por otro un atolondrado chico abocado a ser un mata-dragones llamado Tristán.

Ella es tan bella que sus padres la tienen encerrada en el castillo para evitar problemas. El día que la dieron a conocer todo el mundo cambió. A su lado todos querían ser mejores personas o convertirse en poetas para loar su hermosura, otros ansiaban convertirse en sus amados…, en fin, una locura sin igual.

Pero ella no desea ser amada por su belleza externa y quiere vivir como una joven más de su reino, incluso aprende a manejar una espada sin consentimiento paterno y cuando va ser presentada a un príncipe muy rico y poderoso para casarse, llamado Céndric; ella lo humilla y lo rechaza. Es un ser vil, consentido y poco de fiar.

Tristán desea cantar; su padre, que herede el trabajo de exterminador de dragones según la costumbre familiar y el chico es engañado junto a la princesa y apresado para ser vendidos como esclavos.

El joven con educación, buenos modales y mucha astucia consigue liberarse junto a la princesa, no sin antes ridiculizar al malvado príncipe Céndric ante sus desafíos sin que este se percate.

Tristán quedó prendado nada más ver a Gentiana, pero no sabía que mal le aquejaba cuando estaba cerca de ella y no se atrevía a declararse. A ella le ocurre lo mismo y ambos deciden regresar cada uno a su casa y olvidarse del otro, pero hay cosas que no se pueden olvidar, y el amor es una de ellas.

Si Josan Hatero no utilizase la fina ironía sería una historia de princesa, dragón y joven valiente que la salva como muchas otras, pero gracias a su habilidad con las palabras cargadas de humor y actualidad, nos muestra una princesa que desdeña ser un jarrón más en palacio, que quiere defenderse sola con una espada y enseñar a las niñas a hacerlo sin depender de ningún varón.

El desparpajo de Gentiana para decir claramente lo que piensa, su interés en ser una buena persona que respete a lo demás y calar al príncipe caprichoso, maleducado y envidioso que solo desea poseer más que los demás y todo aquello que otro desee; por eso quería casarse con la princesa, para ser el que poseía lo que todos anhelaban conseguir.

El autor presenta un héroe en Tristán de aspecto esmirriado, pequeño, débil físicamente pero fuerte mentalmente, que sabe utilizar la mente no solo para crear música, sino para enfrentarse a enemigos más poderosos y vencerlos con astucia sin par.

La novela se lee de un tirón, sus breves capítulos animan a seguir la trama que se desliza ágilmente mientras sonríes en algunos pasajes y aguardas para conocer cómo se las ingeniará el personaje para llegar a un final feliz.

Creo que gustará a los jóvenes lectores ávidos de historias con tintes antiguos y contenidos actuales.

Sin duda un buen libro lleno de magia y aventuras.

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *