‘¡Qué fuerte!’ de Jordi Sierra i Fabra

¡Qué fuerte! de Jordi Sierra i Fabra. Ilustraciones de Carlos Romeu Muller. Editorial Planeta Cómic, 2017. 176 pp., 12,95 €.

Por José R. Cortés Criado.

 

Jordi Sierra i Fabra ha vuelto a escribir otro libro un poco loco, disparatado, diferente, atípico…aunque con pies y cabeza, no está improvisado ni escrito al azar. Sierra i Fabra no deja nada a la improvisación, todo es creado y recreado mentalmente antes de pasarlo a papel.

En esta ocasión vuelve a la etapa evolutiva más disparatada de nuestra existencia, la adolescencia, y no deja títere con cabeza y hasta se permite dar algunos consejos, aunque no sea partidario de ellos, e incluso ofrece un cuestionario parea que cada lector se autoanalice.

Y como el escritor dice, se trata de un “manual para sobrevivir a los años más duros: el libro más gamberro sobre la época más gamberra de tu vida”. Como se lee, está escrito directamente para el lector o lectora que abra sus páginas. Desde la portada son interpelados por el autor y así será hasta el final.

Además tiene un índice muy aclaratorio por si alguno desea saltarse alguna parte y acudir a la que más le interese.

El primer capítulo se titula: A esto se llama prólogo. Lo más interesante son las diez normas que ofrece para que quede perfectamente identificado el ser humano que atraviesa la adolescencia.

Luego le sigue “A esto se le llama capítulo 1” y ahí ya empieza a dar ideas y conceptos propios de la edad, así responde a la pregunta “¿Quién soy?”, y da muchas respuestas a determinadas dudas y sobre todo deja una buena lista de preguntas que hacen reflexionar a los lectores.

Los siguientes capítulos está dedicados a la familia, lo que él llama “el pozo de los líos”, así pasa revista a los diferentes tipos de padres, madres y hermanos.

Después amplía el campo y se fija en el entorno, donde hay maestros, colegas para los chicos, compis para las chicas, el amigo para ellas, la amiga para ellos.

Más tarde le llega el turno al amor y otras tonterías, como pueden ser el primer novio/la primera novia y las primeras veces de distintas experiencias personales.

Otro capítulo se ocupa de “algunos diálogos habituales que hay que evitar y que prueban la capacidad de resistencia de un adolescente”, nos aclara que son reversibles para chico-chica y chica-chico. Aquí se habla de la forma de vestir, de las discusiones vanales para asentar el adolescente su poder en la familia, de las vacaciones en familia, de los actos sociales propios de las familias como puede ser acudir a una boda, la desesperación que supone que los padres se preocupen por su día en el cole, sentir su habitación como bastión inexpugnable y hasta el morreo en la calle.

El sexto se titula: “Diccionario de gilipolleces…perdón. De términos modernos. Palabras que debes conocer para estar en la onda. (Nótese que muchas son en inglés, como si aquí no tuviéramos un amplio vocabulario y fuéramos Yanquidependientes”.

También hay otro apartado dedicado a “50 cosas que no debe decirse NUNCA a los padres (porque es ponérselo “a huevo” para que te repliquen y/o fastidien”.

Otro con “50 cosas que deberías saber sobre el amor y el sexo (si es que te interesan y/o andas ya con estas cosas).

Y “50 frases memorables (en serio y en broma) sobre adolescencia…y algunos comentarios/respuestas pertinentes (que darían a quienes la pasan)”.

Y acaba con unos divertidos test para saber si el lector o lectora es un adolescente perfecto. Son quince cuestiones con tres posibles respuestas, al final te viene la valoración del tipo de adolescente que se es según la opciones elegidas.

Y finaliza con un epílogo donde le aclara al lector de qué generación es y porqué, y les avisa de lo que se le puede venir encima y les da ánimos para que disfruten o lloren su etapa evolutiva y sean felices a pesar de todo.

Sin duda un libro poco corriente, aquí no hay texto narrativo que refleje literariamente los vaivenes de la la adolescencia como en otra de sus novela, Rabia, más se parece a otro libro extraño suyo como es Yo.

Los lectores se enfrentan a un buen libro que no dejará indiferente a nadie, todos acabarán sabiendo algo más de la adolescencia, se habrán formulado muchas preguntas durante la lectura y quizás, con suerte, algunos sean capaces de llevarse también alguna respuesta acertada a sus dudas.

A la facilidad de comunicación del escritor hay que añadir sus buenas dosis de ironía y humor, que dotan al libro de una originalidad simpática que a los adultos nos hace sonreír en más de una ocasión. Sospecho que a los adolescentes también, porque se verán reflejados en más de una escena.

El texto se presenta de forma sencilla acompañado de las ilustraciones de Carlos Romeu Muller, dando un aspecto muy agradable a este cómic. El texto se presenta bastante esquematizado, lo que hace que se lea con suma facilidad y sea atractivo a los adolescentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: