‘Alida y el reino Uluf’ de Eric G. Moral

Alida y el reino Uluf de Eric G. Moral. Editorial Edelvives, 2018. 248 pp, 9,69 € (+12 años)

 

Por José R. Cortés Criado.

 

Eric G. Moral es un joven historiador que se enamoró de África y se siente atraído especialmente por una región del sur de Senegal, Casamance. Recorrió este región con una grabadora para recoger los recuerdos de los ancianos que vivieron cuando la época colonial.

De esos recuerdos y de sus conocimientos surgió el libro que hoy traigo al blog. En él se hace referencias a lugares concretos, a comunidades existentes y a creencias muy extendidas aunque se envuelven con un halo de fantasía y se ocultan con nombres ficticios.

Los protagonistas de la historias son dos jóvenes. Una chica de origen africano, Alida, nacida en Bubayum, aunque ha vivido la mayor parte de su existencia en Europa, ahora, en Barcelona; y un chico, Sam, que reside en Alemania, que viaja de vacaciones a casa de Alida.

Ella es espiritual, intuitiva, que vive con los pies pegados a la tierra y mezcla su formación europea con sus tradiciones ancestrales africanas. Está acogida por una pareja sin hijos; él es estudioso de la zona originaria de la chica y nunca ha querido que lo llame padre ni que olvide sus orígenes.

Así que ella habla su lengua vernácula, conoce todos los poderes de los ancianos de su país y sabe del valor de las creencias en los antepasados y su relación con todo tipo de seres vivos. Así no le extraña que una familia tenga poderes sobre los cocodrilos o cualquier otro poder de la magia africana.

Sam es racional, aprensivo, algo impertinente, meticuloso, muy repelente y excesivamente pulcro, además, no soporta a Alida, aunque la cosa es mutua. El chico es muy intuitivo y aplica técnicas aprendidas en libros de detectives para aclarar este caso de desaparición.

Ambos se ven envueltos en la historia de un país africano que se desangra en luchas fratricidas fruto del proceso de descolonización y de intereses ajenos a la población local.

Todo comenzó cuando Pau, el tutor, desaparece en África. Ella, como buena kiola sabe que está en peligro y que ella puede salvarlo.

Misteriosamente los dos adolescentes se encuentran en un río de África occidental, atados y cercados por cocodrilos en esas aguas turbias.

Este es el primer capítulo de esta historia escrita in medias res, que después vuelve al inicio de la trama en la ciudad de Barcelona una Nochevieja.

La novela tiene dos narradores, Alida y Sam, cada capítulo lo escribe uno de ellos y narran desde su punto de vista lo que les sucede, lo que ven y lo que sienten ante cada acontecimiento.

La trama coge fuerza desde el inicio y ambos deben superar un obstáculo tras otro, unas veces con alegría, otras con espanto y muchas con malhumor entre ellos.

Todo el proceso se mezcla con las costumbres y creencias atávicas que para un ser occidental como Sam están de más y son imposibles; mientras que para una mentalidad abierta a las creencias, como es el caso de Alida, las aceptan con normalidad.

Gracias a esta novela los jóvenes lectores disfrutarán de una sesión de aventuras muy interesante y se acercarán a la mitología de una zona de África.

Eric G. Moral escribe con soltura una historia bastante fascinante que lleva su carga emocional y formativa como ocurre en todos los viajes que realizan las personas, más si también han de sortear obstáculos que ponen en peligro sus vidas.

Al final ambos personajes mezclan sus formas de ser; Sam deja de ser un capitalista frío y calculador para acercarse a la vida de Alida, que termina por afianzar su personalidad amando más si cabe su país de origen y comprendiendo a su amigo.

Libro cargado de aventuras, aprendizaje y reflexiones sobre la situación en ese reino ficticio que recuerda a Senegal tras la descolonización y sus vicisitudes para sobrevivir en el mundo de hoy.

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *