‘Súper Sam’ de Matt Robertson

 

Súper Sam. Texto e ilustración de Matt Robertson. Editorial Bruño, Colección Cubilete, 2018. 280 x 274 mm, 32 pp., 14 €, (+ 3 años)

Por José R. Cortés Criado.

 

Sam es el hermano pequeño de Gus. Ambos son muy diferentes. Gus es más responsable, Sam es más de todo: corre más rápido, lanza la pelota más lejos…; si Gus hacía algo normal como proteger a una señora de la lluvia con un paraguas, su hermano Sam hace cosas extraordinarias, desplaza las nubes con un soplido.

Así es normal que todos piensen que Sam es increíble, menos uno, Gus, que está cansado de ser el segundo mejor en todo.

El día del cumpleaños de Gus fueron al zoo, Sam demostró sus muchas habilidades y destrezas, corrió más que los guepardos, se enfrentó al fiero león, se puso a jugar con las jirafas y le chafó el cumple a su hermano. Sam volvió a ser el centro de atención de todos.

Pero ocurrió algo inesperado. A Sam se le cayó su oso de peluche en el foso de los osos y comenzó a llorar, cada vez con más intensidad. Gus, asumiendo su responsabilidad de hermano mayor se las ingenió para recuperarlo con mucha habilidad.

Sam se lo agradeció mucho, todos los demás aplaudieron su hazaña y Gus se sintió mejor, ahora eran dos superhéroes, eran los superhermanos.

Graciosa historia para hacer felices a los niños que se siente eclipsados por sus hermanos. En la infancia es difícil hacer asumir que se tiene un hermano con estrella que cae bien a todos y que destaca en muchas cosas.

Matt Robertson, autor e ilustrador del álbum, ha sabido reflejar muy bien el conflicto entre hermanos con las palabras y con los dibujos. Desde la portada, en la que se ve un león asustado sostenido en vilo por un niño hasta la imagen final en la que los dos hermanos surcan el cielo, los lectores disfrutarán de escenas cotidianas llenas de poder y magia.

La mayoría de las ilustraciones ocupan una doble página y están llenas de vida y color; predominan los tonos rojos, amarillos y azules.

Espero que guste a los pequeños lectores y comprendan que hasta los superhéroes necesitan de vez en cuando alguna ayuda de los hermanos mayores.

 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *