Recomendación LIJ: ¡Qué risa de huesos! de Janet y Allan Ahlberg

 

¡Qué risa de huesos! Texto e ilustración de Janet y Allan Ahlberg. Traducción de Miguel A. Diéguez. Kalandraka, Colección Libros para soñar, 2018. 205 x 265 mm., 32 pp., 15 €, (+ 5 años).

 

Por José R. Cortés Criado /@unabrazolector.

 

Lo primero que llama la atención del cuento es el fondo negro de la mayoría de las ilustraciones. Como la trama sucede de noche, así será el cielo y los recuadros donde aparecen los textos.
La historia comienza con un texto encadenado lleno de repeticiones que nos sitúa en el escenario que se ve en cuatro viñetas en la página siguiente. “En una oscura, oscura colonia, había una oscura, oscura ciudad. En la oscura, oscura ciudad…”.

Esta forma de presentar el texto con repeticiones, que acentúan la nocturnidad del relato, facilita su lectura dramatizada en voz alta para deleite de los pequeños lectores; además el sentido ascendente y descendente del mismo dota de intriga y tensión el relato.

Además es una historia divertida a pesar de ser protagonizada por tres esqueletos, el de un hombre, un niño y un perro, que salen una noche a pasear y a asustar a la gente, pero no tema el lector porque son tres personajes alegres y divertidos que se lo pasan en grande deambulando por las solitarias calles nocturnas.

Juegan, canta, saltan y el pobre perro hasta se descompone al golpearse, menos mal que los otros dos vuelven a colocar los huesos en su sitio, aunque no al primer intento, y siguen jugando.

Se pasean en los columpios y visitan el zoo donde los animales dormían, pero los esqueletos estaban despiertos y cuando se cansaron decidieron asustarse entre ellos mismo puesto que las personas estaban durmiendo.

Es un gracioso libro en el que las imágenes tienen mucha vida a pesar de los fondos negros y sus personajes dialogan como en un cómic entre ellos. Los pequeños lectores disfrutarán con los tres protagonistas con muchas ganas de vivir y divertirse.

Son un montón de huesos que provocan risa a los lectores desde la portada hasta la contraportada sin minusvalorar las guardas que nos muestran a los tres personajes en posturas cómicas.

.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *