‘Siempre estuvieron ellas’ de Javier Santamarta del Pozo

Siempre estuvieron ellas de Javier Santamarta del Pozo. Edaf, 2018. Tapa blanda, 15 x 23 cm., 288 pp., 20.00 €.

Por Luz T.

Pocas veces me he sentido tan orgullosa de un libro, en este caso no por mi condición de mujer, o porque el acertado título “Siempre estuvieron Ellas” y su contenido, dignifique la voluntad, fuerza y valentía, entre otras virtudes, de las féminas que con genial maestría Javier Santamarta del Pozo, su autor, plasma en su nueva obra. Mi orgullo, al leer este ensayo literario, es ante todo como española por semejante linaje femenino recogido en la historia de mi amada España, que tal y como afirma el autor “es un lugar donde las mujeres han desarrollado un papel como en pocos sitios a lo largo de la historia.

En la presentación de la obra, que tuvo lugar recientemente en un marco incomparable como es San Lorenzo de El escorial, concretamente en la manzana de tres edificios llamados “Casas de los Doctores” donde se sitúa el emblemático Cafetín Croché, el autor reconocía que le había costado hacer una selección entre tantas heroínas, literarias, reinas, escultoras o científicas, que ha dado nuestra historia a lo largo de los tiempos. Sin duda daría para hacer más de un libro, pero él ha querido dedicar éste ensayo histórico a las menos recordadas y sin embargo, de una importante relevancia, como irá descubriendo el lector.

De todas las mujeres que figuran en este extraordinario libro, hay dos que han llamado especialmente mi atención; Sofía Casanova, la primera mujer española considerada corresponsal en el extranjero y colaboradora del periódico ABC, con una historia verdaderamente fascinante. Fue testigo directo de la dureza de la I Guerra Mundial cuando residía temporalmente en Varsovia. Como huye a Moscú y después en San Petersburgo vive las consecuencias de la abdicación del Zar Nicolás II y termina entrevistando al mismísimo Trotsky ¿Quién dijo miedo?

El segundo personaje femenino que me merece mención es Mercedes Formica, una mujer desconocida por muchos, pero también poseedora de una admirable historia. Novelista y abogada en la llamada Generación del 36, controvertida, de clara inclinación falangista y defensora a ultranza de los derechos de la mujer. Formica supo defender con coraje sus ideales feministas llegando incluso a incomodar a Franco, con quien llegó a entrevistarse. Su tesón permitió la modificación de sesenta y seis artículos del Código Civil y otras disposiciones legales. Por citar una de la más importantes; consiguió que el domicilio conyugal no se considerara propiedad, por aquel entonces del marido, y en caso de separación la mujer pudiera permanecer en el.

Esto sólo es un anticipo de una extraordinaria obra que no dejará indiferente al lector. No es un libro feminista, es una obra dedicada a mujeres avanzadas a su tiempo, que con valentía y tesón hoy en día figuran en los anales de nuestra historia. Es evidente que la voluntad está por encima del sexo, una lección que deberían aprender todas las que equivocadamente defienden lo que llaman la ideología de genero. Personalmente me veo representada en mis ancestros femeninas. 

Print Friendly, PDF & Email
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *