‘Los diarios de Tony Lynx. El libro del poder’ de Miguel Griot

Los diarios de Tony Lynx. El libro del poder de Miguel Griot (Miguel Ángel Alonso Serrano). Ilustraciones de Álvaro Ortiz. Editorial SM, 2018. 112 p., 14,50 €, (+ 10 años),

Por José R. Cortés Criado.


Curioso libro este del joven intrépido detective que nos lleva de la mano a descubrir un caso de secuestro. Se llama Tony Lynx, también es aventurero y buscador de tesoros; él mismo se describe como apuesto y de mirada inteligente.

La primero que sabemos de él es que está en las estación Victoria, Londres, junto a la bella Rose y su padre, Leopold Abbey, reputado explorador, que acaba de aparecer tras una insólita desaparición. Toda Inglaterra está feliz de su regreso y Tony nos muestra el diario de la aventurada búsqueda del profesor.

Pero, ¿cómo empezó semejante aventura? El joven Tony recogió un periódico para taparse la cabeza bajo la lluvia y leyó un extraño mensaje. Una joven buscaba a su padre, el arqueólogo más prestigioso del Imperio Británico, que hacía un año que partió en una expedición secreta y nada se sabía de su destino, y para ello quería contratar a un joven aventurero, que a cambio de una generosa recompensa, le ayudase a aclarar el misterio.

Tony resultó designado para el trabajo y comenzó una interesantísima aventura, que página tras página se va volviendo más interesante. Empiezan en Londres y recorren medio mundo hasta regresar a la ciudad tras su paso por Damasco, China, la India…y pasajes desérticos, cumbres heladas, hacer frente a numerosos obstáculos y descubriendo piezas, objetos y descifrando enigmas hasta llegar al desenlace.

La originalidad del libro viene dada por su estructura. Se presenta una hoja con un texto escrito en el que el protagonista va narrando sus peripecias y sus dotes de detective para avanzar en el caso, finalizando con una pregunta que invita al lector a participar en el relato, ya sea pidiéndole que distinga entre muchos objetos de una sala cuál puede ser el último que se añadió, cómo abrir una puerta infranqueable, qué cree que hizo Tony ante un obstáculo…; para esto ha de fijarse en el dibujo que ocupa la otra hoja.

Si el lector es avispado descubrirá las mismas pista que el detective y se sentirá involucrado en la historia, aunque a veces cueste encontrar o adivinar qué hicieron los dos jóvenes en su concienzuda búsqueda. Así que sumando las dotes intuitivas de los protagonistas, la agudeza del lector y las deducciones lógicas podemos avanzar paso a paso hasta llegar a encontrar al arqueólogo desaparecido.

Bien escrito, con una narración ágil y unos dibujos muy simpáticos que te hacen pasar buenos ratos descifrando enigmas y viendo caras de monos en todas partes. Ambos forman un todo único, se complementan y hacen progresar la historia.

Seguro que los jóvenes lectores pasan un buen rato siendo copartícipes de tan singular viaje por el planeta en busca de pistas que conduzcan hasta la localización del investigador desaparecido, que como buen arqueólogo, va dejando pistas tras su paso para que su hija lo pudiese encontrar en caso de necesidad.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *