La historia de Freddie Mercury arrasa en los cines

Por Elena Fernández Rodríguez.

Hace apenas unos días, Bohemian Rhapsody cumplía tres meses en la cartelera. El biopic de unas de las leyendas más aclamadas del rock ha conquistado los cines y los corazones de los espectadores. Además de haber sido premiada con dos Globos de Oro, la historia de Freddie Mercury y su paso por la banda Queen ha sido nominada a siete premios Bafta y cinco premios Óscar.

Emoción, chispa y buena música son las claves fundamentales del triunfo de la película Bohemian Rhapsody. Sin embarego, debemos tener en cuenta que hay ciertos momentos de la historia que no sucedieron tal y como se nos presentan en la película; como, por ejemplo, la fundación de la propia banda Queen, sus dos noviazgos más conocidos, tanto el de Mary Austin como el de Jim Hutton, o la fecha y la manera en la que Mercury anunció que tenía sida. Otro detalle que debemos resaltar es que el productor Ray Foster no existió y es, en realidad, la representación de todos aquellos productores y ejecutivos de Emmy que se negaban a poner Bohemian Rhapsody, una canción tan larga y anticomercial, como sencillo.

A su vez, se han cambiado cronológicamente ciertos momentos de la historia, como las grabaciones de algunas de las canciones o ciertos conciertos que aparecen en la película. Si bien es cierto que estos cambios han cosechado varias críticas a lo largo de todo el mundo, todos se han hecho para favorecer tanto al guión como a la propia película y bajo la supervisión de dos miembros de la banda, Roger Taylor y Brian May, los cuales han trabajado como productores en el rodaje de la película. Por lo tanto, cada una de esas alteraciones ha sido pensada al dedillo.

Otra de las críticas que ha recibido la película está relacionada con la imagen que ha dado de Freddie Mercury. Bohemian Rhapsody cuenta cómo el cantante recibe una oferta para grabar dos discos en solitario y cómo perjudica eso a Queen. Sin embargo, lo hizo alternando su actividad en la banda y no fue el único que grabó discos en solitario, puesto que tanto Brian May y Roger Taylor ya  los habían grabado con anterioridad y con el consentimiento del resto de sus integrantes. Además, a pesar de lo que muestra la película y de que siempre había habido peleas entre ellos, Queen nunca se disolvió.

A pesar de todos estos cambios, hay multitud de detalles de la personalidad y de la esencia de Freddie Mercury que se han plasmado tal y como podemos ver en la película. Dichas alteraciones no suponen ningún problema a la hora de empatizar, comprender y disfrutar con cada uno de los personajes y de los momentos que se cuentan. Además, gracias a Bohemian Rhapsody se nos ha brindado la oportunidad de conocer y rememorar a uno de los cantantes más revolucionarios del siglo XX.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *