‘¿No es romántico?’ rompe los cánones de Netflix

Por Elena Fernández Rodríguez.

Las comedias románticas nos tienen acostumbrados a sus personajes estereotipados, a sus argumentos repetitivos y a sus momentos cursis encubiertos por una buena tanda de risas. Normalmente, este género tiene dos tipos de espectadores: los que lo aman y los que no pueden ni verlo. Sin embargo, Netflix se ha propuesto revolucionarlo y poner patas arriba las comedias románticas a las que estamos habituados.

¿No es romántico? nos cuenta la historia de Natalie, una chica joven que creció siendo una gran admiradora de las películas románticas y que poco a poco fue cogiéndoles manía debido a las falsas ilusiones que transmitían. En una parodia plagada de canciones de los 90, risas y números de baile, Natalie da un giro de 180º a los principios sobre lo que se rige prácticamente cualquier comedia romántica. A diferencia de otras películas de este estilo, en esta ocasión tratan de dar importancia a valores parece que no se han dejado de lado en otras ocasiones.

El amor propio y la autoestima son dos problemas a los que debe enfrentarse la protagonista durante toda la trama. Al fin y al cabo, es una chica gorda que no entra dentro de los cánones de belleza establecidos. Desde el principio recibe el mensaje de que chicas como ella nunca tendrán historias de amor como las de las películas. A lo largo de la película, Natalie aprende a quererse a sí misma y a recibir el amor que verdaderamente se merece.

A su vez, ¿No es romántico? trata de hacer en hincapié en aquellos tópicos que se han fomentado tanto en las películas románticas como en nuestro día a día. En muchas de ellas aparece la figura de un hombre homosexual muy afeminado que siempre ayuda a la protagonista. En esta ocasión no iba a ser menos, pero en realidad ese personaje no es como esperábamos y su intención es demostrar que ser afeminado no es sinónimo de ser homosexual.

Al mismo tiempo, en esta película se intenta perseguir todos aquellos amores basados en el físico y en los celos. El principal objetivo de la película consiste en valorar el amor real, independientemente del físico y del género de las personas que conformen dicha pareja. Natalie, que desde siempre había pensado que no podría vivir una historia de amor, se da cuenta de lo equivocada que estaba a lo largo de la película.

La nueva película de Netflix es un buen ejemplo de lo importante que es reflexionar sobre lo que consideramos como algo normal. A pesar de parecer obvio, el mensaje de ¿No es romántico? es muy necesario. Con el humor como gran aliado, la historia de Natalie se ha hecho un hueco en las mejores películas románticas de los últimos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: