‘Mi perro Adán’ de Christine Roussey

Mi perro Adán de Christine Roussey (texto e ilustraciones). Editorial Bruño, 2019. 200 X 275 mm., 32 pp., 14,50 €, (3 años)..

Por José R. Cortés Criado.

El protagonista de este álbum ilustrado tiene un perro muy especial, además de simpático, es muy bueno jugando al pillapilla, al fútbol y siempre está con su amo. Entre sus hazañas está salvar a una mosca, encontrar el muñeco de la hermana pequeña, saber el nombre de todos los árboles, adivinar el tiempo que va a hacer y, además, siempre está junto a su amigo y amo.

Pero como nadie es perfecto, Adán tiene algunos problemillas: huele muy mal en todas las partes de su cuerpo, atrae a las moscas y lleva restos de todo cuanto hay en la calle en su pelo, ya sean hojas, barro, setas o trozos de queso.

Y claro, apesta siempre y en todos los lugares donde él está el mal olor predomina. Al protagonista le gustaría abrazarlo, llevarlo de viaje, leerle cuentos pero como apesta tanto…

Así que la solución está en lavarlo adecuadamente. Huele estupendamente, a limpio, tiene el pelo brillante y llegó a ser el rey de los perros, ya ni las moscas se le acercaban. Ahora caminaba con cuidado, procuraba no ensuciarse.

El niño se siente raro, a su amigo lo encuentra distinto, algo no marcha como debiera y es que tanta limpieza no le siente bien a ninguno de los dos. Así que salen al parque y se revuelcan en los charcos. Vuelven a ser sucios y felices, ya no les preocupa nada, ahora están contentos y están dispuestos a seguir así aunque a muchos no les guste.

Simpática historia en la que nos enseña que a veces estamos mejor siendo como solemos ser cotidianamente que si cambiamos. En este caso niño y perro se siente más a gusto si se revuelcan en la calle y pasan de la rutina del aseo.

Si graciosa es la historia, más lo son las ilustraciones, en ellas vemos a los protagonistas, niño y perro, dibujados como lo haría un niño pequeño. Destacan los trazos de color y las siluetas; el niño solo tiene en su cara dos círculos rojos que marcan sus mejilla; y su pelo son tres trazos marrones.

La sencillez de los dibujos dota de originalidad al álbum, cualquier pequeño lector verá como normal esos árboles de un solo trazo verde y cuatro hojas en sus ramas, los coches que parecen trasparentes o esa maraña de trazos circulares que semejan el mal olor, la espuma del baño o el buen olor, dependiendo del color del lápiz utilizado.

Pese a la sencillez de los dibujos y a las formas esquemáticas para los movimientos cinéticos, cada página tiene mucha vida y la suficiente alegría como para poder disfrutar de la historia.

Bonito álbum que hará pasar un buen rato de lectura a muchos lectores, especialmente a los amantes de los perros.

Print Friendly, PDF & Email
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *