‘Érase una vez un bosque mágico’ de Chris Riddell

Érase una vez un bosque mágico. Texto e ilustración: Chris Riddell. Editorial Edelvives. 2018. 235 x 300 mm., 32 pp., 14,90 €. (+ 5 años)

Por José R. Cortés Criado.

Chris Riddell nos lleva a un bosque mágico donde su protagonista, Capa de Lluvia Verde, ataviada con su capa, por supuesto, verde; su bastón, sus botas, su mochila, un libro, dos calcetines limpios, migas de pan y su invitación a la fiesta de Rapunzel, se adentra en tan singular espacio.

La primera escena se ve a la chica caminar entre ancianos árboles de cortezas rugosas y miradas aburridas; en la página siguiente a parece un lobo servicial que se ofrece a ayudarle; una ancianita que le ofrece una roja manzana; un trol que le quiere indicar el camino; ella rechaza toda ayuda y llega a un hermoso castillo.

Allí hay un ser monstruoso, enorme, muy triste porque su bella amada se marchó; la protagonista le dice que si la ve le dirá que la echa de menos. Luego se encuentra un arpa mágica abandonada; con ella llega a la casa de los osos; estos se enfadan al ver a Capa Verde en su cama, pero el arpa canta y ellos bailan, mientras ella se marcha.

También se encuentra con una chica con capa roja, con Pulgarcita que le da una crema para calmar el dolor de sus pies. Luego se cruza con un bello príncipe que va en una carroza algo deteriorada, es el príncipe Conrado, cansado de tantos bailes y tantas princesas con ganas de fiesta.

La chica sigue caminando y tropieza con tres cerditos, una casa de golosinas, siete enanitos, una anciana que se los quiere comer, una torre muy alta que escalan gracias a una larga trenza rubia y dentro ve al resto de personajes sacados de otros cuentos que bailan y cantan salvo la Bestia, hasta que vio a Bella y todo le cambió.

En fin, allí todos son amigos, algunos bailan tangos, como el lobo y Caperucita, otros saltan la comba y hasta danzan con música country. La protagonista, una vez disfrutada la fiesta, sigue su caminar preguntándose qué nuevas aventuras la esperarán.

Entretenido álbum ilustrado que hace a los lectores recordar otros cuentos populares mientras sigue el paseo de Capa Verde y deja la puerta abierta a segundas partes o a que los lectores continúen la trama trayendo a escena a otros personajes que ellos recuerden.

Al sencillo y ameno texto se unen unas bellas imágenes, muy realistas tanto al presentar a los seres humanos como a los animales, todos ellos muy humanizados. Destaca el coloridos de los dibujos y los muchos detalles de cada elemento dibujado ya sea una animal,  una planta o las personas.

La presentación de textos e imágenes está muy cuidada, distribuyendo con armonía los espacios, además de la portada de cartón con su bosque troquelado, al igual que la guarda, que nos dejan ver a la protagonista.


Un ameno libro que gustará, nada más abrirlo, por sus imágenes y terminará gustando por su ingeniosa trama.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *