“CASA ALBERTO” Taberna Cervantina y excelencia en la cocina de la mano de Mario Pilar

“Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Por Luz Trujillo.

Madrid es una ciudad donde la gastronomía y la historia conjugan en las tabernas más emblemáticas que encontramos recorriendo sus calles más castizas. Es el caso de “Casa Alberto” fundada en 1827, justo en el edificio donde Don Miguel de Cervantes tuvo a bien inspirarse para escribir la segunda parte de su obra maestra y universal “El Quijote” así como, concluyó otra de sus obras “Viaje al Parnaso”. En una preciosa placa realizada en cerámica situada en la zona de la barra se puede leer “En este edificio, en el año 1614, concluyó Cervantes su Viaje al Parnaso”.

Hoy en día, la entrada principal mantiene el rojo de las tabernas antiguas que indicaba donde se servía vino y que evocó Don Benito Pérez Galdós en sus obras – otro de los grandes literatos madrileño de adopción – narrando como eran estos santuarios del buen beber y yantar.

Traspasar la puerta es un viaje en el tiempo cuando contemplas los numerosos cuadros que recorren sus paredes; literatos, actores, deportistas y toreros que han pasado por esta taberna que pronto cumplirá doscientos años. La bonita barra de mineral de ónice y madera, es una muestra de la tradición que alberga este lugar, sus cinco antiguos grifos rememoran como tiraban la cerveza y el vermú o la pila de zinc, por donde trascurría el agua para mantener fresco el vino y posiblemente de las pocas que se conservan hoy en día.

Ygnacio y Jimmy, todo corazón en Casa Alberto

El ritual en Casa Alberto pasa primero por tomarte una caña bien tirada, de esto se encarga Ygnacio Lugo, maestro cervecero, que amablemente te explica los pasos adecuados para que el resultado sea el deseado “una cerveza de color intenso y brillante coronada de crema suave y consistente que evita la oxidación, potencia las propiedades organolépticas y se adhiere a la pared de la copa para dejar marcado un aro en cada sorbo que damos”. Ygnacio Lugo, junto con Álvaro Martínez y Jimmy, es una de las caras amables que vamos a encontrar en esta bonita taberna. Me cuenta que ya son tres años los que lleva trabajando aquí desde que tras hacer un curso en la Cámara de Comercio y obtener una estupenda valoración, Alfonso Delgado, actual propietario de Casa Alberto, decidió ficharle. “Disfruto con mi trabajo como el primer día, mi mayor satisfacción; que los clientes disfruten con nuestra cocina y repitan la visita”.

Citaba Brillant Savarin que el descubrimiento de un nuevo plato es más provechoso para la humanidad que el descubrimiento de una estrella. Sin duda lo mejor de Casa Alberto es descubrir la elaborada cocina del Chef Mario Pilar Quiroga “ Cuando llegué a Casa Alberto todo estaba parado en el tiempo” Mario trabajó en el madrileño barrio de Malasaña y aún hoy mantiene clientes de hace cuarenta años. Su éxito, reinventarse cada día y saber dar ese toque de calidad que mantienen los mejores restaurantes, fusionando la tradición con la creatividad de sus platos, y es que a Mario Pilar los fogones le quieren..

El Chef Mario Pilar Quiroga.
El alma gastronómica de Casa Alberto
De izquierda a derecha: Eliceo, Luis Fernández (maitre del restaurante) y Álvaro Martínez.

Desde ese concepto, Mario y su excelente equipo, saben como hacer que sus clientes disfruten con todos y cada uno de sus platos.

José Abad, segundo chef de Casa Alberto

La carta es una verdadera explosión de sensaciones gustativas, platos elaborados y emplatados perfectamente, donde la creatividad juega un papel muy importante. Destaca el exquisito Fumé elaborado con Verdina, Rape y Langostino, el sabroso Secreto Ibérico con Cuscús de Remolacha, Lasaña crujiente de Confit de Pato con Gorgonzola, también el Canelón de Morcilla con Bechamel de Queso y Almendras, Las Pencas de Acelgas a la Madrileña o los Bombones de Morcilla con Mermelada de Tomate y Queso con Miel. El premio a la originalidad y exquisitez se lo lleva el Churro de Patata elaborado con Mostaza y Parmesano. No hay palabras…

Churro de Patata elaborado con Mostaza y Parmesano

Para los más clásicos, también encontramos platos con base tradicional como Los Callos y el Rabo de Toro que están buenísimos, Huevos Cervantinos, Bacalao a la Madrileña o el exquisito Cocido Madrileño que sirven los jueves.

El momento dulce llega con el postre, donde la fusión de sabores invita a paladear cada bocado que das, lentamente, sin prisa…. la Tarta de Queso Mascarpone con Sorbete de Fresa, la Empanadilla con Crema de Mango o la Torrija con helado de vino son una auténtica delicia.

Tarta de Queso Mascarpone con Sorbete de Fresa

En una ocasión Pavarotti citó que una de las mejores cosas de la vida, es que debemos interrumpir regularmente cualquier labor y concentrar nuestra atención en la comida. Yo les invito a que conozcan y se concentren en la cocina de Casa Alberto, no les decepcionará.

Calle Huertas, 18.

Teléfono reservas 91 429 93 56.

Más información en www.casaalberto.es

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *