‘El efecto Frankenstein’ de Elia Barceló

El efecto Frankenstein de Elia Barceló. Editorial Edebé, Colección Periscopio, 2019. 130 X 205 mm., 336 pp., 10,50 €, (+ 14 años).

Por José R. Cortés Criado.

«Aunque no considero a Mary Shelley mi maestra en el aspecto literario, sí me siento en deuda con ella por el camino que nos abrió a todos los escritores del fantástico, pero sobre todo a las mujeres escritoras». Elia Barceló: El efecto Frankenstein.

Elia Barceló hace en esta novela juvenil un homenaje a su admirada Mary Shelley autora de Frankenstein o El moderno Prometeo, por diversos motivos; uno, por ser la fundadora del género de la ciencia ficción y del terror; dos, porque fue una de sus primeras novelas leídas en la adolescencia y releídas varias veces; tres, por ser una mujer moderna y valiente e hija de Mary Wollstonecraft, la primera feminista declarada.

Esta historia comienza en el siglo XXI en la ciudad de alemana de Ingolstadt, lugar donde estudia medicina la joven Nora. Max, el otro protagonista, aparece en esa misma ciudad en una casa en ruinas, tiene el cuerpo cubiertos de cicatrices y no sabe cómo llegó hasta allí.

Ambos jóvenes se conocen tras salvar a una niña de morir ahogada en el Danubio. Es noche de carnaval, ambos tienen ropajes semejantes, pero pertenecen a épocas distintas.

Esta novela, entre policiaca y gótica, nos muestra a dos personas que se entienden, comparten su interés por la medicina pero sus mentalidades son muy diferentes. Ella es una joven de nuestra época que disfruta de unos derechos como mujer que dos siglos antes no existían. Él no comprende algunas de sus actuaciones y de sus afirmaciones.

Él no sabe quién es, poco a poco vuelven sus recuerdos y sospecha que algo extraño ha sucedido, vuelve al edificio en ruinas y gracias a una puerta en el tiempo regresa a su época. Nora lo sigue y encuentra en otra sociedad.

Pensad en el año 2018 y el 1871 y en las diferencias entre ambas sociedades. Son personas que piensan de forma distinta pero hay algo más importante, la fuerza de amor. Ninguno de los dos sabe qué pasó pero se atraen y esa atracción hace que ambos acepten al otro y asuman su papel acorde con la sociedad en la que viven.

Este salto temporal le sirve a la escritora para mostrarnos el contexto sociocultural del siglo XVIII, donde la mujer es un ser casi sin consideración alguna más allá de sus tareas del hogar y la familia. Nora, futura médico, se ve en una sociedad en la que choca cultural y moralmente.

Sin duda Barceló dialoga entre dos épocas en un mismo escenario y muestra las desigualdades de género en todos los ámbitos y los dilemas morales, que terminan obligando a sus personajes a asumir responsabilidades por sus actos.

Los lectores conocerán cómo es la universidad en el siglo XVIII, sabrá de hermandades secretas, de la vida cotidiana en ambientes distintos, ya forme parte de la nobleza o de los pobres, de relaciones familiares marcadas por los intereses materiales, del amor que salva diferencias, ya sean culturales o de orden estético, y de cómo recupera vida la materia muerta de mano de un estudiante de medicina.

Un bello homenaje al papel de la mujer en la sociedad con múltiples referencias literarias y culturales, como la presencia de Mary Shelley en las últimas páginas del libro o las referencias a un músico famoso en aquella época, Wolfgang Amadeus Mozart .

El estilo armonioso de la autora nos atrapa página tras página y nos hace vivir las experiencias de sus protagonistas con sumo placer.

Aunque la obra esté recomendada para jóvenes, puede ser leída por adultos, salvo la edad de los dos protagonistas, la temática no es exclusiva de ese segmento de la población, y gustará a todos y a todos hará reflexionar sobre el progreso de nuestra sociedad en temas como medicina o relaciones entre seres humanos al margen del género o el estatus social.

Elia Barceló obtuvo el XXVII Premio EDEBÉ de Literatura Juvenil 2019 con esta novela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: