Spider-Man: Lejos de casa

En 2016 Tom Holland se puso por primera vez el traje de Spider-Man gracias a su aparición en Capitán América: Civil War, pero no fue hasta un año después, en Spider-Man: Homecoming, cuando protagonizó una película solo centrado en El Hombre Araña. Esta secuela también ha sido dirigida por John Watts, quien ha vuelto a contar para la ocasión con Zendaya como MJ, Jacob Batalon como el amigo de Peter Parker, Ned, y Marisa Tomei en el papel de la tía May. Repite también Michael Keaton como El Buitre, aunque cobra mayor protagonismo otro villano clásico de los cómics, Mysterio, interpretado por Jake Gyllenhaal y que en esta ocasión tendrá que unir sus fuerzas al héroe.

El otro fichaje estrella para la secuela ha sido el de Samuel L. Jackson como Nick Fury, al que ya había interpretado en otras películas del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) como Iron Man 2 o Capitana Marvel.

Spider-Man: Lejos de casa comienza unos minutos después del final de Vengadores: Endgame y se ha confirmado que es la película que cerrará la Fase 3 de la Saga del Infinito, una maxi-saga que Marvel inauguró en 2008 con Iron Man y cuyo principal villano ha sido Thanos. El año próximo se estrenará Black Widow, sobre los orígenes de la Viuda Negra interpretada por Scarlett Johansson y aparente comienzo de la Fase 4 del MCU.

Spider-Man: Lejos de casa

Parker decide tomarse unas vacaciones y marcha a Europa con MJ, Ned y sus otros amigos del colegio. Pero ni allí encontrará la paz necesaria cuando sea contactado por Nick Fury, quien le pedirá ayuda para descubrir el misterio de los Elementales, humanoides inmortales que dominan los cuatro elementos y han causado numerosos desastres naturales en el continente. Reacio al principio a volver a usar su traje de Spider-Man, Parker accederá y tendrá que colaborar con Mysterio, un enemigo/amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *