‘Soy Rosa, estoy muerta’ de Angélica Pérez Paredes

Soy Rosa, estoy muerta de Angélica Pérez Paredes. Editorial Algar, colección Algar Joven, 2019. 130 x 205 mm., 144 pp., 9,95 €, (+ 14 años)

 

Por José R. Cortés Criado.

 

Electrizante novela que desde su inicio te impacta y te hace pensar en muchas cosas. Y es que no hay nada más duro que leer la voz de una persona que acaba de fallecer, y más duro, si se trata una adolescente que está abriéndose a la vida.

Las cuatro palabras del título son las primeras que se leen y a partir de ahí Rosa, la protagonista, te va contando lo que le acaeció. A esta voz narrativa se une después la del narrador omnisciente y la del policía encargado de la investigación.

Estas tres voces, a veces tiernas, a veces duras, otras dubitativas, otras afiladas como una daga hacen que el lector entre en un mundo duro donde la violencia, no solo física, forma parte de las vidas de unas personas que jamás sospecharon que llegarían a sufrir tanto.

Rosa es una adolescente que es rechazada en su centro de estudios, algunos compañeros la tienen entre cejas y no cesan de humillarla. En casa tampoco es feliz. Vive con sus padres y una hermana menor. No le gusta lo que la rodea ni se gusta a sí misma, por ello decide inventarse otra personalidad en la red.

Ella sabe que su personalidad virtual no es la verdadera pero la hace sentirse feliz, tiene seguidores que le piden consejos, ella sabe darlos, muestra una madurez impropia de su edad, muy alejada de su imagen y de su aspecto real.

Como la red es un espacio muy amplio donde la verdad y la mentira compiten por su espacio, igual que Rosa, hay otras personas que se ocultan en identidades ajenas que buscan satisfacer su lado oscuro.

La realidad es que la chica está muerta, la encontraron cerca de su casa en su pueblo. Nadie esperaba algo así, por eso casi todo el pueblo acude a lugar del hallazgo de su cuerpo para curiosear y, sin querer, borrar posibles huellas que faciliten la búsqueda del culpable.

El policía encargado del caso no comprenden cómo sus colegas locales han permitido tal desaguisado, así es imposible resolver el caso. Se debate entre sus dudas, los pocos datos fiables y su empecinamiento en llegar hasta el final y darles un poco de paz a esos padres destrozados.

La dureza de policía, la poca colaboración de algunas personas, el rechazo de algunos compañeros hacia Rosa, la insolencia de la adolescencia, la locura de un primer amor, la permisividad de ciertos padres…se mezclan entre retazos descriptivos de situaciones muy duras, como la narración del destino del primer novio de la mujer del policía o la descripción del hallazgo de cuerpo mutilado.

Al cabo del tiempo un suceso vuelve el tema a la actualidad y con él los miedos, los prejuicios, las inseguridades de una población y el desenlace que con tanto interés buscaba el policía.

Excelente novela que no te deja indiferente, que se adentra en un mundo donde la realidad y la mentira se unen con suma naturalidad y terminan marcando las relaciones humanas, ya sea por medio de internet o en la vida real.

Los jóvenes seguro que disfrutarán de tan trepidante novela a pesar de su aspereza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: