‘El lobezno perdido’ de Rachel Bright

 

El lobezno perdido de Rachel Bright. Ilustraciones de Jim Field. Editorial Edelvives
Colección Álbum ilustrado, 2019. 245 x 305 mm., 40 pp., 15 €, (+ 3 años).

Por José R. Cortés Criado.

 

“Los amigos siempre harán que te sientas como en casa”. Rachel Bright: El lobezno perdido.

Curioso relato en verso que da una lección a los pequeños intrépidos que piensan que ellos pueden hacer solos todas las cosas. Los versos son de diferente número de sílabas, con rima asonante, alternándose parados estrofas arromanzadas.
Wolfie es el benjamín de una manda de lobos y quiere ser el macho alfa de la manda, todos se ríen por su audacia siendo tan pequeño, pero a él no le hace gracia el asunto.
Cuando llegó el invierno la manda hubo de marchar a otro lugar, la nieve caía con fuerza y la manada comenzó su marcha, el último era Wolfie, poco a poco se fue quedando atrás hasta que se vio rodeado de nieve por todas partes y fue incapaz de localizar el rastro de la manada.
Perdido y asustado se tumbó en el suelo, este se quebró y cayó al frío mar, cuando creyó que su vida acaba ya, apareció un narval que lo sacó a flote, allí lo dejó al cuidado del señor morsa, que lo condujo a las montañas donde pasó a manos del buey almizclero. Este le encargó el cuidado al zorro polar, este al ganso, el ganso al alce y, por último, la polilla lo llevó hasta la manada.

Fue recibido con alegría por todos y el lobezno aprendió una magnífica lección, que cuando estamos todos juntos es más fácil superar los momentos más delicados.

Wolfie ha madurado, ya no es el mismo que comenzó la trashumancia, ha agradecido a todos la ayuda recibida y se siente feliz con su lugar en la jauría, sabe que lo importante es contar con los demás para solventar problemas.

Y asume que no hay nada como tener verdaderos amigos, esos que te ayudarán desinteresadamente cuando tengas algún problema.

Las ilustraciones nos muestran una familia lobezna llena de vida y alegría; unos paisajes cubiertos de nieve y un pobre lobito sorprendido en paraje tan frío. Las imágenes de la nevada te hacen sentir el frío glacial.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: