La Galería La Fábrica La Fábrica inaugura la temporada con una muestra sobre la Siria desaparecida

La Fábrica inaugura mañana martes la temporada con la muestra Siria, de Pío Cabanillas. La exposición cuenta con una veintena de imágenes realizadas en el país en el año 2009, apenas dos años antes del comienzo de la guerra.

En este viaje el autor tuvo la oportunidad de fotografiar monumentos y lugares hoy desaparecidos o destrozados por el conflicto. Sus imágenes son hermosos recuerdos de un mundo que ya no existe, y se erigen en silenciosa denuncia de los estragos de la guerra, destructora de un patrimonio no ya sirio sino mundial, que conforma una parte de la memoria de la humanidad.

La muestra reflexiona no solo sobre la belleza, sino también sobre la pérdida y el carácter inmaterial de la cultura. Estas imágenes recuerdan obstinadamente que, frente a las enormes pérdidas en vidas y en legado artístico, la barbarie nunca podrá borrar de la memoria la grandeza de un pueblo y de las civilizaciones que allí se asentaron. Son un homenaje en blanco y negro a la paz, la belleza y la cultura.

unto con la exposición, se ha editado un libro que recoge la expedición completa y que cuenta como introducción con diversos fragmentos de la Guía para viajeros inocentes, de Mark Twain, que visitó el país en 1867, y con una exquisita selección de poemas de autores clásicos sirios, muchos de ellos inéditos hasta ahora en español. Estos poemas, seleccionados por el traductor Jaafar Al Aluni, evocan el mundo épico de Gilgamés y Hammurabi, la memoria de las piedras, el poder de la palabra o el primer poema de amor en Sumeria, y conforman, junto con las instantáneas, un retrato íntimo del país.

El libro cuenta con más de 80 imágenes en blanco y negro y se estructura en diferentes capítulos que reciben el título de los enclaves fotografiados: Palmira, Crac de los Caballeros, San Simeón, Hama, Aphamea, Damasco, Bosra y Alepo.

Esta exposición y el libro rinden tributo a la civilización, al colosal resplandor de la creatividad humana en los primeros grandes imperios, a la singularidad artística producto de la confluencia en Siria de las tres grandes religiones monoteístas, o al cadencioso deambular de las caravanas que durante siglos mantuvieron unidas a Europa y Asia. El legado trasciende la pérdida material para integrarse como una parte imprescindible de la identidad cultural del pueblo sirio y, por extensión, de toda la humanidad.

Pío Cabanillas (Madrid, 1958) ha expuesto sus fotografías en distintas muestras individuales en los últimos años: Agua (Galería Materna y Herencia, 2014); Sombras (PHotoEspaña, Galería Materna y Herencia, 2015); Gea (La Fábrica, 2017); Baroque (PhotoEspaña, Galería Materna y Herencia, 2017); y Surcos (Galería Aina Nowack, 2018).

La muestra podrá visitarse hasta el 3 de noviembre.

Más información en www.lafabrica.com/es/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: