El CBA ha presenta la exposición ‘María Zambrano y el método de los claros: Cuaderno de notas para un ensayo en imágenes’

Espíritu de la colmena 1: fotograma de El espíritu de la colmena (Víctor Erice, 1973). Cortesía de EGEDA.

La exposición muestra materiales de trabajo pertenecientes a El método de los claros, proyecto de documental cinematográfico que estudia el particular vínculo que hermana, en la obra y el pensamiento de María Zambrano, su proceso de escritura con algunos de los principales lugares en los que vivió.

El proyecto explora, además, argumentos hasta ahora poco conocidos, como la admiración de Zambrano por el arte cinematográfico y, en particular, por el film de Víctor Erice El espíritu de la colmena (1973).

De los lugares que acogieron la escritura de Zambrano a lo largo de los más de cuarenta años durante los que se prolongó su exilio, el proyecto presta especial atención al pequeño pueblo de La Pièce, en las montañas del Jura francés, próximo a la ciudad suiza de Ginebra. Allí vivió entre 1964 y 1978, en una pequeña casa de campo y bajo una profunda afinidad con el bosque que la rodeaba. Fue allí donde escribió una de sus obras fundamentales, el libro Claros del bosque. El itinerario que describe el proyecto examina, además, otros lugares fundamentales en la biografía y la obra de María Zambrano: Málaga, Segovia, Roma, Ginebra, Atenas o la Villa delleGinestre en Nápoles.

El método de los claros, dirigido por José Manuel Mouriño, se sirve de un excepcional conjunto de documentos originales que guardan relación con María Zambrano o con el contexto histórico que acompaña a su biografía: grabaciones sonoras o videográficas con entrevistas a la pensadora, fotografías familiares y periodísticas, fragmentos de documentales cinematográficos que ilustran los desastres provocados por la guerra civil española, imágenes de manuscritos o cuadernos de apuntes. A estas fuentes documentales, el proyecto añade una serie de entrevistas a privilegiados conocedores de la obra y la vida de María Zambrano (amigos personales y reconocidos expertos en su filosofía). El documental cuenta con los testimonios de, entre otros: Fernando Savater, Agustín Andreu, Aquilino Duque, Marifé Santiago Bolaños, Alfredo Castellón, Orlando Blanco, Lucila Valente, Virginia Trueba, Julio López Cid, Víctor Erice y Mercedes Gómez Blesa.

Otro de los temas de estudio que ofrece El método de los claros es la estrecha relación que Zambrano mantuvo con los poetas José Miguel Ullán y José Ángel Valente durante su estancia en La Pièce.

Junto a ellos, se analiza también una tercera relación menos conocida que las anteriores (y de naturaleza epistolar) con el cineasta Víctor Erice, fruto de la conmovedora experiencia que para Zambrano supuso el descubrir, mientras escribía Claros del bosque, la película El espíritu de la colmena, rodada por Erice en 1973.En la cinta, los paisajes de la meseta castellana en los que se desarrolla su trama adquieren una importancia fundamental. La contemplación de esos espacios a través de las imágenes de la película, en un momento en que María Zambrano se encontraba todavía en el exilio, se antoja como una de las principales razones por las que la filósofa se sintió profundamente conmovida por aquella obra cinematográfica que le trasladaba a Segovia, donde Zambrano vivió buena parte de su infancia y su adolescencia, donde nació su hermana Araceli. Recuerdos de los que dejó constancia en textos como, Segovia: un lugar de la palabra.

Una verdadera ciudad es un espejo donde la historia se mira no sólo en lo que fue, sino más todavía, en lo que estuvo a punto de ser, en lo que hubiera sido, si los procesos históricos no fuesen interrumpidos en su punto mejor, en ese momento en que la historia se aclara y deja ver su fondo sin légamo, sembrado de piedras blancas…

María Zambrano,Segovia: un lugar de la palabra.

Esta relación entre Zambrano y Erice nos facilitará, así mismo, ahondar en la poco conocida admiración de María Zambrano por el cine y las posibilidades de reflexionar sobre el séptimo arte tomando como herramienta la escritura y la filosofía de esta pensadora.

El cine viene a cumplir así, en este imprevisto y esencial humanismo, esa función de los grandes autores dramáticos: estar ahí para acoger a todos los que le van con el cuento de sus vidas. Función misericordiosa entre todas, insustituible. Pues que todos necesitamos no sólo ver, sino ser, alguna vez, vistos y mirados… no sólo escuchar, sino ser escuchados.

María Zambrano, El cine como sueño.

Casa Zambrano en La Piece: fotografía de la casa de María Zambrano en La Piéce tomada en la década de 1960. Archivo Fundación María Zambrano (Vélez-Málaga).

Actividades paralelas

Junto a la exposición, se ha desarrollado un programa de conferencias y debates para analizar en común la vida y obra de María Zambrano, y que englobamos dentro del ciclo, Los lunes, al Círculo.

El próximo 28 de octubre nos visitará la Nuria Sánchez Madrid, que ofrecerá la conferencia, Tragedia, historia sacrificial y democracia. Lo político en Zambrano. Licenciada en Filosofía, Filología Clásica y Doctora en Filosofía y Ciencias de la Religión, Nuria Sánchez es profesora titular de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

Y el 18 de noviembre, escucharemos al político y catedrático universitario (Doctor en Filosofía y Letras) Ángel Gabilondo, en la charla: Conciertos y desconciertos del decir poético.

Junto a las conferencias, y también como complemento a la exposición, el Cine Estudio del CBA programará, a partir de noviembre, una selección de películas relacionadas con la figura de María Zambrano.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: